Contáctenos

Opinión

SONOGRAMA

Publicada

en

De la música y sus quehaceres

10 de noviembre de 2017

José Antonio Martínez Ramírez “El H”

 

 

Tomar la pluma (en este caso el teclado) y comenzar a hilar ideas de nuevo, para intentar hablar o escribir sobre la música, en lo más amplio del concepto no es tarea fácil, los dedos y las neuronas se oxidan, el tedio y la rutina nos absorben y de repente se descubre uno bloqueado y sin saber qué hacer, paralizado por el miedo, como cuando vemos venir un auto a toda velocidad y a punto de golpearnos.

Así estaba un servidor, hasta que el anuncio del cartel del Festival Vive Latino en las pantallas del Servicio Metropolitano de Transporte me dio el motivo y los elementos, y es que revisando notas en medios y redes sociales, tal parece que desde hace tiempo estamos afanados solo en criticar todo aquel line up que aparezca.

Es cierto que en buena medida, los programadores y productores de los eventos tenemos culpa de ello ya que durante años nos afanamos en ganar adeptos o llenar los eventos, a partir de los grandes nombres de los headliners del momento, pensando que tener foros llenos era sinónimo de triunfo o de éxito; aunque, con perdón de ustedes, habré de decir que esto es algo en lo que también comparten responsabilidad los asistentes, pues cuando aparecían nombres nuevos, de bandas poco conocidas (pero no por eso malas) o bien no eran los combos a los que están acostumbrados y que creen que quieren ver, no asistían.

En algún momento de mi corta carrera como programador y productor de eventos, me detuve a pensar en todo ello y entendí que la vocación, hoy día, de eventos públicos y privados, es crear nuevas “cabezas de cartel” que se incrusten en el gusto de los consumidores y con ello, además de contar con más opciones en el circuito y la escena, ayudar a equilibrar de nuevo el tema económico, pues hay quienes resultan impagables, en tanto que otros van —como se dice vulgarmente— por las chelas.

Lo anterior viene a colación, pues a pesar de que en el “Vive” —como la mayoría lo conocemos— aparecieron nombres como el de Gorillaz, que es sin lugar a dudas, una de las bandas más influyentes e importante de las últimas dos décadas, o bien el caso de Moz (Morrissey), leyenda de la música y activista incansable; muchos “críticos, comunicadores y reporteros”, así como público “conocedor”, se han dedicado a denostar el programa del evento, sin siquiera percatarse de que hay una cantidad importante de nombres que son una verdadera promesa y que llegan para refrescar la escena; también están los viejos conocidos como San Pascualito Rey, El Haragán o la Cuca (entre otros), que garantizan el ir a verlos y que seguramente dejarán con buen sabor de boca a sus seguidores y a quienes decidan arriesgarse a escucharlos, aunque difícilmente habrá quien no lo haya hecho ya.

En fin, tal parece que se trata de criticar, tan solo por llevar la contraria y ser popular.

Es importante aclarar que esto no es un elogio ni nada por el estilo, no le estoy echando flores al evento o a los organizadores; se trata de mi muy humilde opinión a partir del conocimiento de lo difícil que es (aún con los grandes recursos con los que cuenta OCESA) armar un cartel y un evento que puedan impresionar y que llamen la atención ofreciendo contenidos de calidad que logren atraer a una buena cantidad de espectadores.

Pero como decía mi madre “cada quien”; se los dejo en la mesa, ustedes tienen la última palabra,; en tanto, los espero por acá la próxima semana para seguir compartiendo música y textos, que eso siempre resultará un placer.

 

Destacada

La “nueva normalidad” en las pasarelas del París Fashion Week

Publicada

en

Por: La Chica De Los Tacones Rojos

 

Recientemente la Fédération de la Haute Couture et de la Mode dio luz verde para que la París  Fashion Week se lleve a cabo bajo la “nueva normalidad” y será del 28 de septiembre al 6 de octubre.  Lo cual quiere decir que las pasarelas y la moda inundarán nuevamente la ciudad del amor. La verdad es que aunque muchos ya no sabían qué hacer por regresar corriendo a la normalidad, esto podría no ser lo más conveniente, teniendo en cuenta los casos de rebrotes que se han registrado al rededor del mundo y la mala organización que los franceses tuvieron al ser abiertas las tiendas Zara en su país, eso sólo es un ejemplo de que si esto no se lleva a cabo de la manera adecuada el evento podría ser un gran foco de infección.

 

Aún no se sabe a ciencia cierta el calendario, ni las medidas que se implementarán o bajo que normativa se realizarán los desfiles, por lo que me gustaría analizar los futuros escenarios que se podrían vivir en las semanas de la moda en general en todo el mundo. Aunque sí partiremos desde la París Fashion Week porque será un gran referente para saber cómo nos adaptaremos a esta nueva forma de vivir. Así que comenzamos…..

 

¿Foco de infección?

 

La máxima autoridad de la moda en París tendrá que tomar en cuenta la logística del evento, porque como se sabe la sana distancia es fundamental para llevar a cabo cualquier tipo de actividad. Desde ir al súper, ir a un centro comercial o en el caso de París visitar la Torre Eiffel que fue reabierta apenas hace unos días en la cual se implementaron los protocolos de higiene recomendados por la OMS. Pero bueno regresando al tema de la semana de la moda en París, lo que se debería tomar en cuenta primordialmente es la poca capacidad que podrán tener de asistentes durante cada desfile y en qué se basarán para elegir a su público presente y virtual.

 


Lo que el gobierno francés hasta el momento ha establecido para eventos grandes es que no podrán tener una capacidad mayor a 500 personas porque sino ya se consideran masivos, lo cual reduce por completo las posibilidades de tener acceso al evento y más sin saber a quienes les podrían dar preferencia. Ahora imagínense que antes tenían la posibilidad de invitar a  800 compradores profesionales, 2mil periodistas y 400 fotógrafos. Eso sin sumar a los amantes de la moda e invitados especiales que se daban cita cada temporada para disfrutar de la semana de la moda.

 

Pero bueno no todo es tan negativa, pues la buena noticia es que su plataforma online seguirá siendo su escaparate para transmitir la moda vía streaming. Por lo que aunque sólo unos cuantos la puedan presenciar en vivo y a todo color, el mundo tendrá la posibilidad de ver los desfiles desde casa.

 

Creo que aún es muy apresurado asegurar que en septiembre se podrá realizar un evento de tal magnitud sabiendo lo volátil que es el virus. Aunque suena lógico que se tenga prisa por regresar dada la crisis económica que están sufriendo todas las industrias, lo único malo es que por querer correr se pondrá en riesgo la salud de muchas personas que tengan que asistir de manera física.

 


 

Parece que la moda no está dispuesta a parar su productividad ni un segundo más

 

Con esta noticia lo que nos deja claro es que la moda no está dispuesta a parar la producción de sus colecciones por temporada que durante años ha reinado. A pesar de que marcas de lujo como Michael Kors, Gucci y Saint Laurent quisieron no ser parte del calendario oficial de la moda. Todo parece indicar que las semanas de la moda quieren seguir teniendo el mismo ritmo acelerado y no parar. Pero ¿Será prudente hacerlo este año con la situación de la COVID-19? Sinceramente siento que es algo muy arriesgado, que la moda debe dejar esos estándares tóxicos que por décadas la han caracterizado. La industria debe  de replantearse muchas cosas y el ritmo en que produce es una de ellas.  Sería bueno mostrar más valor en las prendas y no adaptarse a lo acelerado del mercado, debería regresar al Slow Fashion que incluso a las marcas de lujo les podría beneficiar aún más para combatir el Fast Fashion.

 

Además de ser sostenible, buscar mejores condiciones laborales para los trabajadores que producen la ropa. Que de este tema tengo mucho que decir, sin embargo, eso lo haremos en otra columna. Por lo pronto sólo te diré que la realidad es que la industria no se quiere realmente reinventar y quizás sea por todo lo que existe detrás de las ganancias económicas que le deja a unos cuantos por lo que no piensan de manera sostenible y se dejan seducir por su egoísmo. Creo que aún no hemos entendido lo que el mundo necesita para que no sólo la industria textil salga adelante sino en general la economía de cada país. Tenemos tanta prisa por regresar a la “normalidad” que nos estamos olvidando de las estrategias y de lo que se debe cambiar de raíz.

 

Podremos regresar realmente a lo de antes

 

Tenemos que aprender a vivir con el virus, sin embargo, mientras no sepamos hacerlo seguirá la ola de contagios sin parar y habrá rebrotes por no seguir medidas de seguridad. ¿Realmente París está preparado para llevar a cabo un evento así? Si con la reapertura de las tiendas Zara no mostraron si quiera medidas de higiene y distanciamiento, podría ser que en los eventos  tampoco se sigan del todo protocolos para que las personas estén libres de contagio.

La tecnología sigue siendo una gran herramienta y pienso que por lo menos durante este año debería seguir siendo de esa manera, pues tener contacto físico con otras personas aún sigue siendo un gran riesgo, ¿no creen?

 


¿Qué sería viable en estos momentos si un evento de esta índole se lleva a cabo?

 

Aquí te comparto algunas posibles medidas que podrían ser la solución para hacerle frente al virus. En primer lugar y como lo he dicho anteriormente, la semana de la moda en París debería tomar el ejemplo de llevarse acabo de forma cien por ciento digital como en Tokio o México. Pero sabemos que esto podría ser algo improvisado y no tan atractivo para algunos, por lo que París podría irse por la línea de la plataforma del MBFW Rusia llamada Global Talents Digital, este proyecto es el primero en el mundo en crear moda internacional en línea ‘híbrida’. Ellos vía online expusieron por medio de videos ropa real y virtual con modelos tipo avatar en diseño 3D. Una manera muy creativa y que permitió conectar con gente de todo el mundo. Repito no se tiene que poner en riesgo la salud de las personas por no querer frenar la economía. La industria debe reinventarse o de otra forma morirá.

 

 

 

 

Como punto número dos, si los parisinos no están dispuestos a renunciar a este evento, en dado caso las personas deberían conseguir trajes especiales que los ayudaran a protegerse, como el prototipo de Micrashell, una dupla de casco y mono que cubre la mayor parte del cuerpo para poder tener contacto físico con las personas sin el riesgo de contagio y que cuenta con todas las amenidades tecnológicas para sobrevivir entre una multitud sin ninguna dificultad. Parece más bien un traje de astronauta, pero aunque parezca descabellada la idea, esta pieza podría ser el futuro de la moda, aunque de verdad desearía que existiera un traje transparente que dejara ver nuestros mejores looks.

 

Y por último estaría mejor que absolutamente todos los Fashion Shows se llevaran a cabo al aire libre con un mínimo de personas y en paisajes rodeados de la naturaleza. Ya que de lo contrario sería un foco de infección hacerlos en recintos cerrados.

 

Por otro lado, los Fashion Show también son una reunión para celebrar la moda, por lo que será difícil que las personas no quieran hablar entre ellas y comunicar lo que sienten por cada colección. Así que aunque tengan cubrebocas, si llegarán a estar infectados y se acercan demasiado el riesgo de contagio será inminente. ¿no creen? Por eso es importante que las autoridades tomen conciencia de que por el momento no se deberían realizar eventos de esta magnitud hasta que no se tenga un mayor conocimiento de la enfermedad.

 


Es verdad que no nos podremos encerrar para siempre, pero aún así, la realidad es que hasta que no exista una vacuna o cura, tendremos que buscar maneras de adaptarnos y seguir manteniendo la sana distancia. Lamentablemente todo es incierto y no sabremos hasta cuando será de esa manera, pero lo que sí estoy segura es que es necesario bajar la velocidad en todos los aspectos para que podamos evolucionar como industria y sociedad.

 

Me gustaría saber qué piensas, estás a favor de que estos eventos se realicen este año y que la vida siga como si nada. O eres tal vez de las personas que piensa que podría adaptarse y correr el riego de salir a experimentar algún fashion show si tuvieras la oportunidad.

 

 

Face: @lachicadelostaconesrojos
Instagram: @lachicadelostaconesrojos
Twitter: @CHtaconesrojos
Spotify: Sintonía Fashionista

 

¿Quién soy?
Me llamo Mariana Morgan, soy periodista de moda y creadora del blog “La Chica De Los
Tacones Rojos” en donde hablo desde una perspectiva más humana y menos banal sobre
todo lo que acontece en esta industria.

Seguir Leyendo

Análisis Qs

Construyendo juicios: Yo sí puedo, ustedes no

Publicada

en

El Estado como herramienta debe tratar a todos y todas por igual. Asimismo, debe ser incluyente, y debe dejar de ocupar adjetivos clasistas que solo crean catástrofe y división entre la sociedad.

Qué caprichoso y avaricioso se ha vuelto el mundo. La política perdió el rumbo, y los de abajo no sé hasta cuando se darán cuenta que necesitan temblar para que los de arriba caigan. Evidentemente -como lo digo siempre- no creo en dioses terrenales.

Es el mantra de todos los días: “yo si puedo, ustedes no”. Lo pregona el mandatario mexicano; pero no únicamente él. También lo hace Trump en Estados Unidos, Putin en Rusia, Bolsonaro en Brasil, así como Lenín en Ecuador, Kim Jong Un en Corea del Norte, y claro, no olvidemos al “líder supremo” Xi Jinping en China. Es esa forma tan constriña de hacer las cosas, tan titiritera, la que está arrastrando a la humanidad al vacío.

No solo propalan con la información y el manejo del sistema a su antojo, sino que son oferentes a sus necesidades. En sus discursos nunca puede faltar -entre líneas- el “yo sí puedo, ustedes no”.

Los Congresos, así como los Senados, se han hincado -con sus excepciones- a la aquiescencia de sus “líderes”, que de comandantes y connacionales no tienen nada. El escrache a dirimir los problemas, el juego del quien puede más, las convicciones enterradas o guardadas en baúl, la “falsa” alarma que distingue a los oligarcas de los populistas, vendiendo migas con un discurso aparentemente inclusivo, es únicamente uno de los tantos alambres de púas que seguramente quedaran grabados en el epitafio histórico.

El 30 de agosto de 1947 Eva Perón envió una carta al Diario Democracia espoleando la aprobación del voto femenino, donde les decía a las mujeres: “No hay victoria sin lucha, mis queridas amigas. Si queremos triunfar debemos unir nuestros esfuerzos, sin excepciones, sin apatías, sin claros en las filas. Porque no queremos los derechos políticos como un regalo sino como una conquista. Es en este último, marcado en negrita y cursiva, lo que debe ser un principio que rija la vida pública. En el mismo contexto, pero 73 años después, Cristina Kirchner en su libro ‘Sinceramente’, hace referencia a su último discurso como presidenta de todos los argentinos y todas las argentinas en Plaza de Mayo: “también le hablé a los que habían votado a Mauricio Macri porque les había prometido que no iban a perder nada de lo que ya tenían y que sólo querían cambiar lo que estaba mal”.

El Estado como herramienta debe tratar a todos y todas por igual. Asimismo, debe ser incluyente, y debe dejar de ocupar adjetivos clasistas que solo crean catástrofe y división entre la sociedad.

Cuando otros hombres “sigan ciegamente la verdad”, recuerda, yo si puedo, ustedes no. Cuando hay hombres limitados por la ética, recuerda, ustedes si, y yo también. Cuando se busque aplicar justicia, recuerda, la de los jueces es menos sangrienta que la popular.

Por José Luis Guadarrama

Seguir Leyendo

Destacada

Una esperanza para las energías renovables, la SCJN detiene el acuerdo de la Sener

Publicada

en

Por: Pepe Couttolenc

Evitar la inversión en estas energías significaría continuar usando recursos no renovables y extremadamente contaminantes

 

El pasado mes de mayo, la Secretaría de Energía (Sener) publicó un acuerdo que pretendía frenar la inversión privada en energías limpias y renovables. Muchas disconformidades surgieron a partir de esta propuesta, desde el ámbito nacional hasta el internacional por dos razones, principalmente.

La primera sería el golpe económico y las relaciones que tiene nuestro país con las naciones que tienen proyectos en México relacionados a las energías renovables. El segundo y más importante sería el retroceso en materia ambiental, pues evitar la inversión en estas energías significaría continuar usando recursos no renovables y extremadamente contaminantes.

Definitivamente este acuerdo movió a muchas instituciones y personajes, tanto nacionales como internacionales, a alzar la voz y pronunciarse en contra de estas medidas, entre las que destaca la Comisión Federal de Competencia Económica.

El día de hoy se dio a conocer que la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) ha frenado este acuerdo impulsado por la titular de la Sener, Rocío Nahle, y se logró una suspensión provisional de todos sus efectos.

Esta es una buena noticia: ninguna autoridad debería promover iniciativas o actividades que signifiquen un retroceso en los avances que se han hecho en materia ambiental. La inversión en energías renovables no sólo nos acerca a un desarrollo económico más competitivo, sino que nos brinda la oportunidad de crecer sin dañar al medio ambiente.

Debemos ver a las energías limpias y renovables como la opción que nos permita hacer una transición importante hacía el futuro, ya no es admisible estancarse en opciones que tarde o temprano terminarán por acabarse, pero que dejarán una huella negativa difícil de borrar en nuestros suelos y en el aire que respiramos.

Seguir Leyendo
.
.

Estado de México