Sin duda, nuestro país es uno de los más bellos, es el principal destino turístico de América Latina y el sexto más visitado del mundo; la decimocuarta economía mundial y un lugar con perfecciones naturales, pero lamentablemente existe un problema que repercute de manera constante y es la casi nula práctica deportiva entre la sociedad que convierte al país en uno de los más “obesos del mundo”.

Es una pena que, aunque México es uno de los más importantes del mundo, el hábito de la actividad física no es trascendental.

Me parece que este hábito debe ser prioritario, sin embargo, no existe porque a través de generaciones se le ha dado más importancia a otras actividades de la vida cotidiana, como ir a la escuela o trabajar.

Como referencia, actualmente, México ocupa el primer lugar mundial en obesidad infantil y el segundo en obesidad en adultos, precedido sólo por los Estados Unidos; asimismo, los hábitos alimenticios poco saludables y la falta de ejercicio ocasionan el 32% de las muertes de mujeres y el 20% de hombres en el país.

Son preocupantes los penosos hábitos que tienen muchísimos padres de familia con sus hijos y con ellos mismos… por ejemplo, es sorprendente ver cómo es que, en las calles aledañas a las escuelas primarias, cientos de niños que salen rumbo a su casa, antes compran alimentos chatarras como dulces o chicharrones a pesar de que es evidente su sobrepeso, pero además la falta de actividad física. Además, es notorio que nuestro país tiene deportistas destacados a nivel mundial pero sólo en algunas disciplinas deportivas, pues el deporte no es bien difundido entre los niños y niñas de la educación básica, pues todos juegan futbol, baloncesto y si bien les va, voleibol, algunos otros, atletismo, natación y ajedrez, pero prácticamente cualquier niño se sorprende cuando observa una práctica de squash, tenis de mesa, bádminton o tiro con arco, simplemente porque no hemos “hecho equipo” para conseguir que la actividad física y el deporte sean prioridad en México.

De hecho, en los pasados Juegos Olímpicos de Brasil, México ocupó posición 61 en el medallero, únicamente sumando tres medallas de plata y dos de bronce; en la justa deportiva de 2014, el lugar para la delegación azteca fue el 34, al sumar un oro, tres platas y cuatro bronces.

Por todo lo anterior, creo que es un buen momento para exigir a las autoridades deportivas de los diferentes estados del país que tengan mayor voluntad para invertir en el deporte a través de los presupuestos, pero eso sí, bien dirigido, a programas eficientes que masifiquen la actividad física, no a unos cuantos; también a la propia sociedad es imprescindible pedirle que valore la importancia de la actividad física y el deporte, que estos rubros sean un hábito que inculquen de manera responsable y obligatoria entre sus hijos.

Estoy seguro que a largo plazo será de mucho beneficio, principalmente en la salud física y mental (evitarán que a los 60 años, sufran de enfermedades cardiacas y crónico degenerativas), después el bien puede llegar en el deporte competitivo que a su vez podría permitir que un joven reciba una beca académica en instituciones privadas de alta calidad, es decir, por dónde se le vea, la actividad física y/o el deporte, debe ser una prioridad en México. Por cierto, para esto no es necesario el dinero, bien se puede iniciar caminando, trotando o corriendo; la recomendación es realizar actividad física durante 30 minutos diarios para adultos y una hora para niñas, niños y adolescentes. ¿Y tú, qué actividad realizas…?

Por Roberto Ramos