Por Bruno Franco

 

El yodo es un componente muy importante de las hormonas tiroideas que regulan el metabolismo de los humanos, sin yodo, sufriríamos graves problemas de desarrollo.

Una investigación llevada a cabo por la profesora de Medicina Nutricional en la Universidad de Surrey, Margaret Rayman, encontró que muchas de las actuales “dietas saludables” tienen grandes carencias de yodo.

 

¿Por qué es importante el yodo?

El yodo además de ser crucial para las hormonas tiroideas y el metabolismo, también es vital para el desarrollo cerebral, especialmente en el de un feto en el útero.

La profesora Rayman asegura que la deficiencia de yodo es la mayor causa prevenible de discapacidades de aprendizaje en el mundo.

Además, declaró que, si las mujeres embarazadas no obtienen suficiente yodo, sus hijos pueden nacer con dificultad de aprendizaje o con una deficiencia tiroidea congénita.

 

¿De dónde podemos obtener yodo?

Las principales fuentes alimenticias de yodo son el pescado blanco en primera instancia y los huevos en segundo lugar, siguiéndoles los productos lácteos.

Desgraciadamente, las nuevas tendencias y los nuevos hábitos alimenticios como son el veganismo o el ovolacteovegetarianismo pueden derivar en bajos niveles de yodo en las personas.

Lo alarmante es que, si los niveles de yodo en la dieta han bajado, no es porque sea difícil obtenerlo o porque los alimentos que lo proveen estén escasos, sino que los consumidores han decidido deliberadamente dejar de consumir estos alimentos.