Ahora se instalaron arcos de detectores de metal, detectores portátiles y además directivos pidieron que los alumnos llevaran mochilas transparentes.

Este viernes, alumnos del Colegio Cervantes regresaron a sus actividades académicas bajo fuertes medidas de seguridad. Luego de los hechos registrados la semana pasada, ahora se instalaron arcos de detectores de metal, detectores portátiles y se pidió a los menores llevar mochilas transparentes.

Tras el reinicio de clases los alumnos comenzaron a llegar después de las 07:00 horas acompañados de sus papás, de quienes se solicitó su asistencia.

En un comunicado la institución educativa recomendó no portar mochilas o loncheras y en su lugar usar bolsas transparentes para guardar lo que necesiten. También se establece que los alumnos deberán contar con dos lapiceras una para uso en casa y otra para que permanezca en la escuela.

A través de detectores de metales, los pequeños comenzaron a ingresar al instituto. Cabe mencionar que estos equipos son iguales a los utilizados en eventos masivos como conciertos o para el control de aeropuertos y fronteras.

Todo fue supervisado por los directivos del colegio, quienes estuvieron atentos para garantizar la seguridad en el plantel educativo.

¿Qué te parecen las medidas?

Por: Sarai Palma.

Con información de: Excélsior.