Carlos Esquivel, quien jugó 12 años para Toluca, buscará hacerle daño al cuadro escarlata

El atacante Carlos Esquivel, vistió la playera de los Diablos Rojos del Toluca durante 12 años, sin embargo, el próximo viernes defenderá los colores de los Tiburones del Veracruz y buscará hacerle daño al cuadro que dirige Hernán Cristante.

Originario de Tlalpujahua, Michoacán, Esquivel jugó para el Atlético Mexiquense, filial de Toluca en la Primera A y con el primer equipo fue campeón con la escuadra “choricera” en tres torneos de liga, Apertura 2005, Apertura 2008 y Bicentenario 2010 y jugó para los diablos en dos etapas, del 2006 al 2007 y del 2008 al 2017, pero además se convirtió en uno de los jugadores más conocidos e identificados con la afición mexiquense.

Diablos y Tiburones se enfrentarán en la jornada 9 del certamen mexicano el próximo viernes a partir de las 21:00 horas en el estadio Luis “Pirata” Fuente, por lo que Carlos Esquivel, analizó a su próximo rival, que también es el equipo de sus amores.

“Es un equipo parejo en todas sus líneas, tiene grandes jugadores, experiencia en todas sus líneas y con lo que hemos visto en videos, la táctica fija es un punto un poco débil, aunque sabemos lo que es Talavera, todos los balones los agarra por arriba y es el primero que arma los contragolpes, entonces hay que estar concentrados y los 90 minutos luchar para sacar el triunfo”.

El jugador de 36 años de edad, quien se desempeña como extremo y en ocasiones lo hace en la posición de carrilero, pero siempre con su toque ofensivo, reconoció que su ex equipo no es fácil de vencer, pero buscará aprovechar la localía en tierras jarochas.

“Será un partido difícil, un partido importante, sabemos que en casa tenemos que tratar de nuestro mejor esfuerzo, sumar los tres puntos para nosotros, el equipo ha trabajado bien este receso y el viernes esperamos sacar el triunfo para nosotros y para alegría del grupo y las familias”, afirmó.

Por José Leal