El santuario de Piedra Herrada forma parte de la Biósfera de la mariposa monarca, considerada Patrimonio Natural de la Humanidad.

A casi tres horas de la Ciudad de México y a 50 kilómetros de la capital mexiquense, se encuentra el Santuario de la mariposa monarca “Piedra Herrada”, uno de los cuatro Patrimonios de la Humanidad del Estado de México.

Cada invierno, miles de mariposas viajan más de 4 mil kilómetros del norte de Estados Unidos y el sur de Canadá a los bosques del territorio mexiquense, especialmente a “El Capulín”, en Donato Guerra; :La Mesa”, en San José del Rincón; Villa de Allende; y Piedra Herrada, en los límites de Temascaltepec y Valle de Bravo. Llegan en noviembre y se van en marzo, al pintarse de naranja los árboles de oyamel y pino son testigos de su llegada, su apareamiento, su reproducción, su madurez, su muerte en algunos casos, y el momento de decir adiós a los bosques que les sirven de refugio ante las bajas temperaturas registradas en los países de Norteamérica.

 

 

Cada vez son más los visitantes nacionales y extranjeros que llegan al lugar, los lugareños y prestadores de servicio piden a los turistas que recorran los más de 5 kilometros hacia el nodo de la mariposa de manera responsable y sin alterar o dañar el entorno natural de la especie, permanecer en silencio y no tocar a las mariposas, ni llevarse a las qué han muerto así como plantas, hongos y otra fauna del lugar.

Se estima, que son cerca de 100 millones de mariposas monarca las que permanecen en el Estado de México. Pese a que las condiciones climatológicas han registrado bajas temperaturas en la zona, la afluencia de visitantes es de hasta 10 mil personas en un fin de semana, se prevén 250 mil turistas por toda la temporada. Cuando el termómetro no rebasa los 10 grados las mariposas permanecen en los troncos de los árboles agrupadas en racimos, es a mediados de febrero o cuando el sol ilumina los bosques cuando las monarca abren las alas en busca de apareamiento. La primera semana de marzo es la última en la que se puede disfrutar a plenitud del espectáculo.

 

 

Los datos:

**Se estima que, el promedio de huevecillos que ponen durante su vida en hábitat natural son entre 300 y 400.

**De ellos, el 70% logra desarrollarse.

**Las mariposas monarca tienen un ciclo vital de hasta nueve meses de las cuatro etapas de su vida: cuatro días como huevo, dos semanas como oruga, 10 días como crisálidas, y hasta nueve meses como mariposas.

 

 

Karina Villanueva