Los médicos deben de atender a toda la ciudadanía sea esta cual fuese, afirman.

El 5 de octubre se aprobó la reforma a la ley estatal de salud “objeción de conciencia”, la cual permite al personal médico el declinar servicios, solo si estos contradicen sus propios principios éticos y morales. Así se explicó en tribuna: “La objeción de conciencia es el derecho consistente en la negativa a realizar determinados actos o servicios derivados de una orden de autoridad o de una norma jurídica cuando estos contradicen los propios principios éticos o morales”.

Sin embargo, grupos de defensa a los derechos humanos se pronunciaron en contra, debido a que, bajo esta ley, los médicos podrían negarse a atender a grupos vulnerables. Y aunque, ante estas críticas la Comisión Estatal de Derechos Humanos de Nuevo León respondió que “Como todo derecho fundamental, sus límites se encuentran en el contenido de otros derechos, especialmente el relativo al derecho de salud”, los miedos y amonestas discriminatorias no cesaron.

Además, cabe destacar que, por parte del Congreso Local, también se resaltó que la ley iba dirigida exclusivamente a casos de aborto y eutanasia.

Pero al seguirse considerando discriminatoria la medida, el Gobierno de Nuevo León ya declaró: “Vamos a vetar esa iniciativa, por supuesto que nos oponemos a una discriminación marcada en la ley.”

Redacción Qs noticias

Fuentes: Publimetro, Vanguardia.