Qué se está provocando con las declaraciones del Presidente al decir: “Se acabo la guerra con el narco”, “Oficialmente ya no hay guerra. Nosotros queremos la paz”, “No se ha detenido a capos porque no es nuestra función principal”?

Durante las últimas semanas, a partir de los cuestionamientos hechos al Presidente de la República por parte del periodista Jorge Ramos en una conferencia mañanera, se ha desatado en las redes -como es normal desde el inicio de este gobierno-, discusiones sobre la veracidad de los “datos” del periodista y los “datos” del Presidente.

La realidad (o la verdad), es que los datos del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública, dicen que de enero a marzo de este año hay el registro de 486,681 presuntos delitos, el número más alto registrado en los últimos 20 años.

A pesar de esos “datos” el Presidente sigue diciendo que la inseguridad es provocada por neoliberales, funcionarios corruptos, saqueadores, pobreza, falta de oportunidades. Argumentos utilizados por la clase más conservadora de la derecha y la izquierda mundial. AMLO sigue sosteniendo que él prefiere “abrazos, no balazos” y que la Guardia Nacional, junto con sus programas sociales, van a resolver el problema de inseguridad.

Ante tan sui géneris solución, recordé las bases de la Teoría de las Ventanas Rotas, surgida en 1969 en la Universidad de Stanford de E.U. y puesta en práctica en New York por el reconocido alcalde Rudolph Giuliani, célebre por haber reducido la violencia en esa ciudad a través de la política de “Cero Tolerancia”.

En resumen la Teoría dice que un vidrio roto en una ventana, transmite la idea de deterioro, desinterés, despreocupación; es una sensación de ausencia de ley, de reglas, un “todo se vale”, acrecentando el actuar violento ya que “nadie hace nada por evitarlo”.

Esta teoría y los resultados que se obtuvieron de su puesta en marcha, demostraron que TOLERAR Y OMITIR la inseguridad (asesinatos, linchamientos, robos, drogadicción, secuestros) acrecienta la violencia. La solución es orden, recuperación de espacios, inversión pública en obras y acciones, no en programas clientelares.

Qué se está provocando con las declaraciones del Presidente al decir: “Se acabo la guerra con el narco”, “Oficialmente ya no hay guerra. Nosotros queremos la paz”, “No se ha detenido a capos porque no es nuestra función principal”?

Respecto a la última frase, la pregunta es por qué el Presidente no le interesa ir por los Cárteles? Por los Capos? Por qué los tolera?

Por: Agustín Uribe Rodríguez*
*Agustín Uribe Rodríguez. (1968) Licenciado en Ciencias de la Comunicación por la UNAM y actual Secretario de Difusión y Propaganda del PRD en el Estado de México.