La principal fuente de contaminación son los automóviles ya sea particulares, de transporte público o de carga, según los resultados de las mediciones y monitoreos que hace el Gobierno estatal.

El 19 de julio de 2015 fue el último día que en el Valle de Toluca se respiró “aire bueno”, el adecuado para realizar actividades al aire libre sin que haya riesgos en la salud, según reportó la Red Automática de Monitoreo Atmosférico (RAMA).

Durante los primeros cinco meses del año la contaminación atmosférica se agravó, las estadísticas refirieron que la calidad del aire se ubicó en mala, muy mala y extremadamente mala, convirtiéndose históricamente como el peor periodo para la zona en los últimos años, lo que implicó efectos adversos para la salud, en particular para los niños y adultos mayores.

Ante esta situación, el 14 de mayo por primera vez en la historia del Valle de Toluca, la Secretaria de Medio Ambiente estatal decretó contingencia ambiental.

La alta presencia de Partículas Suspendidas Menores a 2.5 micras (PM2.5) activó para 16 municipios de la región la alerta que provocó la suspensión de clases en la zona.

Achacan contaminación a automóviles

La principal fuente de contaminación son los automóviles ya sean particulares, de transporte público o de carga, según los resultados de las mediciones y monitoreo que hace el Gobierno estatal.

Se estima que el 53 por ciento de los contaminantes del aire provienen de los vehículos automotores; el 34.25 por ciento de fuentes como baños públicos, hoteles, rosticerías, carnes al carbón, panaderías, tintorerías, cuya vigilancia es competencia municipal; 9.49 por ciento se le atribuye a fuentes naturales que se derivan de los procesos de erosión, al no haber cobertura forestal; mientras que el 3.18 por ciento están relacionadas a los procesos industriales.

De acuerdo con el Programa de Gestión para Mejorar la Calidad del Aire del Estado de México 2018-2030, en la ZMVT la combustión de la gasolina y diésel es una de las principales fuentes de contaminantes atmosféricos, ya que más del 80 por ciento del dióxido de azufre, el 50 por ciento de los óxidos de nitrógeno, y del 30 al 40 por ciento de las partículas en suspensión e hidrocarburos no quemados son emitidas por los motores de los vehículos de autotransporte particular y de uso intensivo, como de pasajeros o de carga.

¿Por qué una contingencia ambiental?

Los incendios forestales que se han presentado en la entidad coadyuvan a que los niveles de contaminación del aire superen los peores estándares de medición y se haya declarado por primera vez contingencia ambiental para 16 municipios del Valle de Toluca.

De acuerdo con el director del Centro Estatal de Vigilancia Epidemiológica y Control de Enfermedades del Estado de México, Víctor Torres Meza, las partículas producto de incendios forestales son muy pequeñas, por lo tanto, migran fácilmente del lugar donde se registró el siniestro, al llegar a la ciudad se combinan con la ya presente mala calidad del aire, derivada de una pésima combustión vehicular, incremento de tráfico, polvo en suspensión, días secos, baja humedad, alta insolación, para detonar la contingencia ambiental.

Afecta a todos contaminación del aire

El aire brumoso y el paisaje gris no son la única consecuencia de tener una atmósfera altamente contaminada, ya que todas las personas que están expuestas sufrirán daños a su salud, afirmó Torres Meza.

La sintomatología por contaminación del aire puede ser ardor y picazón en los ojos y garganta, la presencia de tos, el aumento de enfermedades respiratorias, gastrointestinales y cardiovasculares.

De los contaminantes que se miden a través de RAMA, los más perjudiciales a la salud son las PM10 y las PM2.5 que por su tamaño pueden entrar fácilmente a las vías respiratorias del cuerpo.

Torres Meza, afirmó que los niños por su inmadurez pulmonar son más susceptibles a sufrir daños en su salud, ya que respiran más por cada minuto comparado con los adultos, por lo tanto, inhalan más concentraciones de contaminantes, mientras que un menor asmático podría necesitar el uso del bronco dilatador e incluso hospitalizarse para vaporizaciones por el daño que sufre durante una contingencia.

En el caso de los adultos mayores, este grupo es vulnerable, porque ya trae enfermedades crónico degenerativas, cardiovasculares, enfisema pulmonar y la sintomatología por contaminación del aire puede agravar sus padecimientos previos.

Municipios donde se decretó contingencia ambiental en la ZMVT:

Almoloya de Juárez, Calimaya, Chapultepec, Lerma, Metepec, Mexicaltzingo, Ocoyoacac, Otzolotepec, Rayón, San Antonio la Isla, San Mateo Atenco, Temoaya, Tenango del Valle, Toluca, Xonacatlán y Zinacantepec

RAMA monitorea seis contaminantes: el Bióxido de Azufre (S02), Bióxido de Nitrógeno (N02), Monóxido de Carbono (CO), Ozono (O3), Partículas Suspendidas Menores a 10 micras (PM10) y las Partículas Suspendidas Menores a 2.5 micras (PM2.5).

–       Tres años sin aire limpio en el Valle de Toluca.

–       De enero a mayo 2019, el Valle de Toluca registró históricamente la peor calidad del aire.

–       14 de mayo se decretó contingencia ambiental para 16 municipios del Valle de Toluca.

–       PM10 y PM2.5 son las partículas que afectan en mayor medida la salud de una persona porque penetran a través de las vías respiratorias y se adhieren al torrente sanguíneo o pulmones.

–       Las PM10 y PM2.5 incluyen partículas respirables compuestas por sulfatos, nitratos, amonio, cloruro de sodio, carbono negro, polvos minerales y agua. Sus fuentes son motores de combustión como diésel y gasolina, combustibles fósiles como carbón o biomasas, entre otros procesos industriales.

–       Niños y adultos mayores los más vulnerables ante la contaminación del aire.

Recomendaciones ante mala calidad del aire:

–       Evitar realizar actividades al aire libre como correr o de alta intensidad.

–       Evitar la cocción de alimentos con leña, carbón o gas.

–       Evitar el uso de fogatas.

–       Evitar el uso de lentes de contacto.

–       Usar cubre bocas.

–       Evitar el uso de vehículos, lo más posible.

–       Afinar los vehículos.

–       No quemar cohetes ni fuegos artificiales.

Por: Sandra Valdez.