De acuerdo con el joven, la ventaja es que todo lo impreso es biodegradable y se absorbe en el organismo, además, con ello se pueden sustituir injertos metálicos o cerámicos.

Un joven estudiante de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) diseñó una impresora 3D para replicar huesos con materiales biodegradables, los cuales podrían ser usados sin riesgo para los pacientes.

Aarón Misael Ortiz, alumno de Posgrado en Diseño Industrial, detalló que el primer paso es realizar archivos digitales para obtener una tomografía de los huesos que posteriormente se convierten en un modelo 3D.

Momentos después se imprimen unas estructuras biológicas diseñadas para ser implantadas y con ello remplazar o restaurar tejidos, esto dependiendo la zona del hueso que se pretende recuperar.

Explicó además que los primeros resultados se pueden observar en tres o siete días, pero para obtener el tejido como tal deben pasar tres meses.

La ventaja es que todo lo impreso es biodegradable y se absorben en el organismo; con ello se pueden sustituir injertos metálicos o cerámicos que, aunque no son tóxicos, sí producen malformaciones en los huesos y evitan que sane de manera adecuada.

¿Qué te parece?

Por: Sarai Palma.

Con información de: Excélsior.