La legisladora electa se pronunció a favor de la “familia natural”

Connie Herrera, diputada local electa por el Partido Quéretaro Independiente dijo que la aceptación de las uniones homosexuales sirven como un control de la natalidad que podría llegar a extinguir a la especie humana.

“Es un centro de la natalidad, pero también puedes llegar a la extinción de la humanidad”, declaró Herrera en una entrevista.

Aseguró que su estado tiene la obligación de proteger a la familia porque es la primera institución fundamental del país.

Además, declaró que las relaciones homosexuales son permitidas de manera global porque responden a intereses de “grupos de poder” que propagan estas prácticas para deformar a la sociedad, como lo hacen, según ella, con el uso de las drogas.

“Los bebés de padres drogadictos nacen enfermos, desnutridos, con problemas de síndrome de Down. Lloran y dicen que quieren coca o heroína” afirmó la legisladora.

Remató sus declaraciones, diciendo que aunque tiene una postura política de derecha, no será diputada “a modo, ni de moda”.

Después de la polémica que sus declaraciones provocaron, Herrera dijo que no fueron parte de la entrevista formal que el reportero le solicitó, sino de una conversación posterior.

por Braulio Luna