Luego de pedir ayuda a tres presidentes, María Herrera Magdaleno continua en la lucha por encontrar a sus familiares.

María Herrera Magdaleno, activista originaria de Michoacán, ha dedicado 10 años de su vida a buscar a cuatro familiares desaparecidos sin ayuda de ninguna autoridad y sin tener éxito.

Todo comenzó con Raúl y Salvador Trujillo Herrera, quienes desaparecieron en el año de 2008 cerca de Atoyac, Guerrero, luego de realizar un viaje para comprar oro y después venderlo, pues esa era la manera en que su familia subsistía.

María cuenta que en varias ocasiones acudió con autoridades municipales y estatales de Guerrero y Michoacán, pero no recibió apoyo.

También visitó la comunidad donde supuestamente ocurrió la desaparición y realizó su propia investigación, la cual fue desechada por las instituciones de seguridad.

Para el año de 2010 Luis Armando y Gustavo Trujillo Herrera, otros dos hijos de la activista, fueron víctimas de desaparición forzada mientras buscaban a sus hermanos.

María nunca recibió apoyo municipal ni estatal, en 2011 buscó una reunión privada con el expresidente Felipe Calderón para ponerlo al tanto de su situación y quien en su momento dijo le ayudaría, sin embargo no fue así.

Pasaron tres sexenios desde entonces: el de Felipe Calderón, Peña Nieto y López Obrador, y hasta a la fecha nadie le ha ayudado a aliviar su dolor.

Esta mujer ahora busca que la Organización de las Naciones Unidas (ONU) conozca su caso, lo investigue y emita algún pronunciamiento.

Por: Sarai Palma.

Con información de: El Universal.