A pesar de que el director del IMIEM, Jesús Rubí Salazar aseguró que se cuenta con el 90% de abasto en insumos y medicamentos, trabajadores del hospital afirman que laboran con el 15% del total requerido

Desde el inicio de la actual administración estatal, los hospitales mexiquenses han resentido la falta de medicamentos e insumos, situación que ha sido denunciada por pacientes y por trabajadores de los nosocomios.

En entrevista para QS, el director del Instituto Materno Infantil del Estado del México (IMIEM), Jesús Rubí Salazar, afirmó que si bien es cierto que en semanas pasadas han registrado desabasto en el Hospital para el Niño, dicha situación quedó subsanada al 90%, al tiempo que aseguró que por lo menos lo que resta del año 2018 el abasto en materiales y medicamentos está garantizado.

Explicó que el problema del desabasto obedece al poco presupuesto con el que cuentan tanto el Hospital para el Niño, el Hospital de Ginecología y Obstetricia, y el Centro de Especialidades Odontológicas, instancias que integran el IMIEM.

“Para este año tenemos 970 millones de pesos, pero para poder operar necesitaríamos un incremento de por lo menos un 50 % más, es decir, mil 400 mdp, que es necesario para poder funcionar en mejores condiciones”.

Al respecto dijo que ya han tenido acercamientos con el secretario de Salud, Gabriel O´shea, y el de Finanzas, Rodrigo Jarque, para concretar dicho incremento. Detalló que han recibido 12 mdp y se esperan 20 mdp más para solventar la situación “critica” que vive el IMIEM.

Aunado a lo anterior señaló que el incumplimiento de los proveedores también ha generado el desabasto; aunque reconoció que el 50% de los mismos han sufrido retrasos en sus pagos, lo cual hace más lento el proceso de entrega.

Lo anterior luego de que la semana pasada fue colocada una manta en el Hospital para el Niño que denunciaba la falta de recursos humanos, insumos y mantenimiento de las instalaciones en el lugar.

“Esa manta que pusieron los compañeros fue generada por una supuesta inconformidad por la insuficiencia de insumos; efectivamente si reconozco que ha habido sobre todo en material de curación como gasas, alcohol, algodón, pañales, jeringas, algunos catéteres, y pocos medicamentos como los quimioterapicos o formulas lácteas”.

Dijo que los familiares de los pacientes sí han costeado algunos materiales con los que no cuenta el Hospital, pero aseguró que se trata de casos excepcionales.

Rubí Salazar comentó que las inconformidades responden a intereses particulares, al tiempo que rechazó que haya represalias contra quienes se manifiesten.

La contraparte

Pese a las aseveraciones de las autoridades de salud, trabajadores del nosocomio, expresaron a este medio que están laborando con solo el 15 por ciento del material que requieren.

“Hemos tenido mucho desabasto al grado de no tener jabón para lavarnos las manos, hacen falta torundas, hace falta alcohol que es indispensable para nuestro trabajo y para que los niños no sufran infecciones al momento de las curaciones. Hay tres niños en el área de cirugía que están esperando que lleguen los insumos, uno de ellos necesita clavos, cada clavo cuesta alrededor de 3 mil pesos”.

Comentaron que la única área que esta exenta de desabasto es la de urgencias, no así curaciones y quirófanos.

“Previo a este sexenio si faltaban insumos, pero no era tan notorio, incluso se han tenido que suspender algunas cirugías. En algunas ocasiones llevamos nuestro baumanometro, termómetro, nuestro estetoscopio, ahora yo lo tenemos pero estuvimos trabajando así un buen tiempo”.

Rechazaron que las inconformidades sean parte de una minoría y comentaron que la mayoría de los trabajadores tienen miedo a hablar para evitar represalias. “No son cuatro personas, somos más y vamos a levantar la voz aunque salgan más cosas a la luz”.

Finalmente hicieron un llamado a las autoridades para que ponderen el presupuesto al sector salud para evitar el desabasto “¿Qué hacemos si no tenemos el material para trabajar? La opción es que los papás compren lo faltante, pero estamos en un sector publico donde la gente es principalmente de escasos recursos”.

El dato

El Hospital para el Niño brinda 450 consultas diarias, 350 atenciones de urgencias y registra 50 ingresos diariamente.

Karina Villanueva