karina-posadas-torrijos

Por: Karina Posadas Torrijos


Analfabetismo Tecnológico Funcional

Hace un par de semanas me propusieron que diera una asesoría para preparatoria abierta sobre Tecnologías de la Información y Comunicación (TIC). Al preguntar por el temario, se me dijo que era lo básico, lo que todo el mundo ya sabe: Word, Excel, Power Point, uso de Internet, redes sociales, etcétera. Y como yo soy parte de “todo el mundo”, acepté la encomienda. No debió haberme sorprendido la respuesta del grupo: “¿Para qué nos enseña esto si ya lo sabemos?”. Nada más cierto, tenía frente a mí a la generación chip, la generación que nació con las PC conectadas a la red bajo el brazo.

Pero el deber es el deber y, como buena asesora les dejé una tarea: buscar un grupo de Facebook que había creado exclusivo para las asesorías. El resultado me desconcertó, sólo 2 de 25 lograron la misión sin asistencia alguna, sin tener que decirles paso a paso cómo lo tenían que hacer, pues una generación marcada por la inmediatez, tiende a desarrollar su impaciencia si algo tarda más de 10 segundos en cargarse. Querían, por supuesto, que el buscador inmediatamente los arrojara al primer resultado.

Posteriormente les pedí que elaboraran un tríptico con información de la carrera que querían estudiar cuando fueran “grandes” y, nuevamente, salvo dos personas, el resto únicamente copió y pegó lo primero que encontró en Internet y obviaron el uso del corrector ortográfico. Y por si se lo preguntan, la respuesta es no. No leyeron lo que copiaban. Se limitaron a ser funcionales, a cumplir con la tarea, son analfabetas tecnológicos funcionales, pues conocen la tecnología, dispositivos, actualizaciones, pero son incapaces de utilizar estas herramientas al 100%.

Desconcertante, pues han pasado por alto el precepto que dicta que la práctica hace al maestro y, al parecer, la generación chip cree que también han nacido con habilidades… o tal vez no tienen la paciencia para cultivarlas.

Twitter: @Kari_ToPo

[hr style=”striped”]