Ingresó al hospital por desgaste en la rodilla y salió sin una pierna

El servicio médico gratuito de México lleva décadas siendo fuertemente criticado, por la deficiencia que existe tanto en las instalaciones como en los aparatos necesarios para atender las emergencias, por lo que no es la primera vez que se presenta una negligencia médica proveniente de estos hospitales.

Un hombre identificado como Fausto Álvarez de 69 años, se quitó la vida frente las puertas de la clínica No.32 del IMSS en Guasave, Sinaloa, con un tiro en la cabeza, como una manifestación en contra de los médicos que le realizaron la amputación de una pierna, luego de que se contagiará de un virus dentro de la clínica.

Según las declaraciones del hermano de la víctima, el hombre llegó caminando al hospital aquejando un dolor en la rodilla, por lo que solicitó la atención médica por desgaste en la articulación; fue ingresado al quirófano en donde contrajo una bacteria, por lo que tuvieron que realizarle 17 intervenciones más para intentar retirarla aunque fue inútil ya que le tuvieron que amputar la extremidad.

El señor Fausto, llevaba consigo una carta suicida dirigida para el presidente de México, Enrique Peña Nieto y redes sociales, la cual no fue revelada, pero se cree que en ella explica las razones de su suicidio y las inconformidades que vivió durante su estancia en la clínica.

Por: PP Rodríguez