En un ring ambulante, jóvenes pueden encauzar sus instintos salvajes. 

Por: Redacción QS Noticias

El corazón de Tepito, el barrio bravo mexicano, se convirtió literalmente en un ring, a donde numerosos luchadores, entre puñetazos y patadas voladoras, llegaron para fomentar este deporte nacional entre los jóvenes, y así alejarlos de la criminalidad.

Decenas de vecinos salieron a las calles de la plazuela, donde se instaló un cuadrilátero al aire libre, para gritarle a rudos y técnicos:
“¡Dale duro!, ¡Reviéntale la barriga!, ¡Mátalo!”, gritaban niños y jóvenes, mientras los ídolos del pancracio realizaban poderosas acrobacias entre las cuerdas, sobre un fondo de estridente música hip-hop y grafitis.

Pero no todo es casual. Se trata de la iniciativa “Lucharte”, un ring itinerante y gratuito que desde hace cinco años lleva a los barrios vulnerables de la capital y la zona metropolitana a deportistas enmascarados y artistas.

“El luchador es parte de nuestra cultura mexicana, esa identidad, esa proyección, a los niños les fascina. Eso es lo que buscamos, que la gente se apasione”, dice Iliana So, una pintora muralista de 36 años y fundadora del proyecto.

Con estas actividades, “la gente se acerca y dice ‘yo quiero entrenar lucha, o pintar, o hacer grafitis’ y haces una conexión. Algo positivo que intentamos inyectar a los sectores vulnerables como el barrio de Tepito, donde hay situaciones un poco complejas”, comenta.