• Por falta de mantenimiento, explotó una planta de gas de Petróleos Mexicanos (Pemex) que generó cientos de muertes.

Este 19 de noviembre se cumplieron 35 años de una de las más lamentables tragedias sucedidas en México, pues fue en 1984 cuando el cielo de San Juanico, una colonia del Estado de México, se iluminó súbitamente por un incendio que dejó 500 personas muertas.

“Nunca jamás debe suceder algo así”, afirmó Efraín García Domínguez, quien perdió a amigos en el incidente y que en esos momentos fue despertado por los gritos de su mamá para huir del incendio.

En aquel momento, el incendio comenzó a las seis de la mañana en una planta de gas de Petróleos Mexicanos (Pemex), lo que generó una cadena de explosiones. El fuego de la primera, según reportes, alcanzó los dos kilómetros de altura. En medio de la oscuridad de la madrugada, una luz parecida a la del sol despertó a las familias de la localidad.

El fuego devastó la zona en la colonia San Juanico, la desapareció de la tierra, pues los tanques de más de 300 toneladas se convirtieron en proyectiles que caían del cielo rojo no representaran un peligro y durante los 50 minutos posteriores a la primera explosión, más de 10 estallidos cimbraron el área y a las siete de la mañana, ya se registraba la destrucción de 600 casas en la colonia. Sobre este hecho.

“Toda la colonia parecía un gran infierno. Yo me había dado cuenta de cuatro o cinco explosiones. En mi casa todo se había sacudido; escuché gritos de mi mamá, de mi papá, de mis hermanos y mis tíos, éramos nueve en total. No podía darme cuenta de nada, sólo veía que que todo el mundo corría; era de madrugada pero la luz del fuego era tan intensa que parecía como si fuera el mediodía”, relató el escritor y periodista, Carlos Monsiváis, quien recogió el testimonio de Hermelinda Gómez Cruz, una secretaria de 19 años, quien estuvo en la zona.

El siniestro en San Juanico se originó debido a la ruptura de una tubería que transportaba gas LP con dirección a la planta de almacenamiento que estaba cerca de los parques de tanques compuestos por seis esferas y 48 cilindros, todos ellos de diferentes capacidades, no obstante, el 19 de noviembre de 1984, sólo fue el momento en que la tragedia estalló, pero era un problema de mayor antelación por falta de mantenimiento durante años.

Redacción José Leal.