Pretende aclarar su posición respecto al maltrato de mujeres. 

 Por: QS Noticias. 

 

 

The New York Times reveló esta semana que NXIVM es en realidad una organización que recluta, maltrata y marca a mujeres de entre 30 y 40 años, con la promesa de empoderarlas. 

 

Su líder, Keith Raniere, y sus postulados motivaron a Carlos Emiliano Salinas Occelli a encabezar su propia organización en México. La organización de Raniere, según el rotativo, utiliza a mujeres y ha llegado a marcarlas con hierros calientes -lo que ellas aceptan hacer voluntariamente- pero se vende a sí misma como un programa de “entrenamiento” para empoderar a sus miembros. 

 

La investigación firmada por Barry Meier detalla cómo opera en Albany, un condado de Nueva York, Nxivm (“nexium”), una secta secreta creada supuestamente para empoderar a las mujeres, pero que en realidad las sometía y explotaba sexualmente.  

 

Sin embargo el hijo de Salinas de Gortari, aclara a la prensa internacional: 

 

“Sobre las recientes notas en prensa… El pasado 18 de octubre, el diario The New York Times publicó una historia que vincula, sin fundamento alguno, a Executive Success Programs (ESP), empresa que dirijo en su capítulo México, con hechos presuntamente ocurridos recientemente, en Estados Unidos. No obstante mi nombre no aparece en el citado artículo, ni hay un vínculo con lo que yo hago en México, no faltaron quienes, en redes sociales y aprovechando la resonancia en mi país de mi apellido paterno, me trataron de vincular personal y directamente, confundiendo con ello a la opinión pública. Por ello, para mí es muy importante puntualizar lo siguiente:  

 

1) Rechazo categóricamente cualquier imputación que se haga sobre mi persona, los programas que ofrecemos en México y la institución que me honro en dirigir, respecto de los hechos que se refieren en el artículo del citado medio.  

 

2) Condeno y rechazo personalmente, y a través de todas las asociaciones de las que formo y he formado parte, cualquier forma de violencia, sometimiento, intimidación, presión o abuso en contra de persona alguna, especialmente las mujeres.  

 

3) Nunca, bajo ninguna circunstancia, alguno de nuestros clientes ha sido coercionado, presionado o forzado a hacer algo en contra de su voluntad. Por más de 15 años, he sido parte, facilitador y administrador de ESP México. En este periodo de tiempo, más de 16,000 personas, provenientes de 30 países, han participado en nuestros programas con un notable grado de satisfacción.  

 

Guardo con particular orgullo centenares de testimonios personales y encuestas que muestran, contundentemente, el funcionamiento y la gratitud de la inmensa mayoría de nuestros clientes. 

 

Más importante para mí, hemos podido ver, juntos, que nuestras herramientas, programas educacionales, entrenamientos corporativos y coaching, funcionan y ayudan a mucha gente a lograr sus objetivos de vida y superar retos.  

 

En numerosas ocasiones, a través de estas mismas herramientas y sin costo alguno, hemos ayudado a víctimas de violencia, secuestros, abusos y tragedias personales a salir adelante. Éste es un compromiso central de ESP México; así lo ha sido y lo será para mí. Mi trabajo es público y del mismo han sido publicados numerosos textos en reconocidos medios de comunicación y testimonios en redes sociales. 

 

Nunca ha sido un “secreto”, para mi, ni para los cientos o miles de clientes con los que he tenido el privilegio de interactuar personalmente (muchos de ellos, amigos a los que sigo frecuentando). -Emiliano Salinas”.