• México busca establecer una política humanista de población que combata las muertes por abortos inseguros.

En relación a los abortos inseguros, el subsecretario de Derechos Humanos de la Secretaría de Gobernación, Alejandro Encinas, refrendó en la Cumbre de Nairobi (ICPD25) el compromiso de México de establecer una política humanista de población que combata las muertes por este acto y garantice el acceso a la interrupción legal del embarazo.

“El Gobierno de México viene a refrendar hoy su compromiso para establecer una política de población caracterizada por su sentido humanista y basada en el respeto de los derechos de la personas, fomentando el desarrollo para abatir las brechas de desigualdad”, expresó Encinas.

“Esto implicará establecer políticas para disminuir la mortalidad materna, en particular erradicar las muertes por abortos inseguros, garantizando el acceso a la pensión integral y a los servicios anticonceptivos de emergencia y de interrupción legal del embarazo, respetando la dignidad, autonomía, integridad y libertad de las mujeres”.

La Cumbre, a la que asisten jefes de Estado, ministros, líderes de opinión, empresarios y académicos, es convocada por la ONU y se realiza con motivo del 25 aniversario de la Conferencia Internacional sobre Población y Desarrollo (CIPD), cebrada en El Cairo.

Encinas expuso que en materia de igualdad de género y derechos sexuales y reproductivos, el Gobierno federal busca consolidar la Estrategia Nacional para la Prevención del Embarazo Infantil y Adolescentes, donde los componentes de violencia, advirtió, son críticos.

Anunció que se ampliarán los servicios de salud sexual y reproductiva, y se implementarán acciones para la identificación temprana de la violencia sexual contra menores, así como mecanismos de prevención y atención que influyan de manera efectiva en la contención y eliminación de la violencia feminicida.

“Redoblaremos esfuerzos ante las narrativas que buscan socavar los derechos de las mujeres, las niñas y los niños, y que alientan múltiples formas de discriminación y de violencia; se asumirán compromisos que contribuyan a garantizar el acceso de las mujeres a una vida libre de violencia”, apuntó.

“Un tema central (…) es otorgar educación sexual integral desde la infancia en todos los niveles educativos de la gestión pública, a fin de favorecer la adquisición gradual de información y de los conocimientos necesarios para el desarrollo de habilidades y actitudes apropiadas para vivir una vida plena y saludable”, concluyó. Información Reforma.

Redacción QS.