Un recorrido por la historia de el cine en Mexico

Parte III

Parte I

Parte II

Toda buena historia tiene que tener un villano y esta no va a ser la excepción. Pero al igual que muchas historias, no podemos aventarnos a conocerlo así por que sí. Primero cubriremos el terreno donde fueron plantadas las semillas del mal que hicieron que pudiera crecer la hiedra venenosa que ahogó a la florecita creciente que fue cine de Oro en Mexico.

Empezamos por la época de los sesentas. Para usar el tristísimo partido México vs. Holanda de metáfora—parecía que íbamos por el triunfo, ni nosotros nos la creíamos y al final perdimos. Cuando los Europeos estaban débiles, tuvimos la oportunidad y les metimos un golazo y éramos los grandes, los chidos, los casi casi campeones. Pero en el momento que decidieron ponerse las pilas, en lugar de ponérnoslas también, les dimos el triunfo que nunca sentimos era nuestro. La presión comenzó con el gol de Sneijder: el New Wave Francés, donde directores jóvenes como Godard y Truffat destruyeron con todo el cine clásico usando un estilo que rompía todas las reglas (para un cale échense “Breathless”).  El penal de Rafa fue nuestra mediocridad y la respuesta de los Europeos fue el cine absurdista y triste de el Sueco Berghman (“El séptimo sello” mi favorita) y para acabar de matarnos con una katanazo llegó el japonés Kurozawa con sus samuráis y épicos japoneses (recomendada “Ran”). Para echarle limón a la herida, los gringos quitaron muchas de la censura y revitalizaron su cine.

El cine mexicano ya no tenía audiencia, la gente normal se iba a ver películas de Hollywood o telenovelas y los intelectuales cinéfilos preferían la vanguardia Europea.

“Foto real de “El Indio” Fernandez después de empujar a Godard mientras cantinflas veía. (Cortesia de la Cineteca Nacional para QS noticias. Colorizada en 2018 por Javo)”

El cine mexicano se estancó gracias al monopolio que el gobierno tenia sobre la industria, problema que hoy seguimos sufriendo. Pocas fueron las joyas que salieron de esa época. Entre esas el nacimiento de algunas muy buenas películas de luchadores y  Macario. La cinta de Roberto Gavaldón basada en el excelente libro de Bruno Traven, que cuenta una vez más con la hermosa fotografía de Gabriel Figueroa y la primera mexicana nominada a un Oscar y una de mis favoritas, aquí les dejo el link.

“Macario 1960”

Con la competencia con la tele a todo lo que daba y Echeverría tomando cargo, el cine mexicano parecía perdido. Sin embargo el presidente puso a su hermano, el actor Rodolfo Landa, de encargado de todo el cine en el país. Y gracias a esto el cine mexicano tuvo una pequeña pero muy exitosa resurrección. Se creó la Cineteca, se comenzó con la entrega de el Ariel, se abrió la puerta a nuevos directores y actores jóvenes y el gobierno apoyó mucho al cine. Que inspirado por las nuevas ondas Europeas, empezó a cambiar de tono y temas. La clase media era explorada por primera vez y los temas controversiales no se demonizaban. El sexo, las drogas, la violencia y la homosexualidad tenían un hogar aquí, en un cine maduro y taquillero. Mis favoritas de esta época: “Canoa” y “Las Poquianchis”, las dos basadas en historias reales y tan viscerales que los dejarán sintiéndose como si Muhammad Ali les hubiera lanzado un puñetazo. Tampoco nos podemos olvidar de las ficheras (comedia erótica mexicana) que en lo personal no me gustan mucho, pero les recomiendo “Bellas de Noche”.

“Canoa 1976”

Muchos dicen que el cine de esta época fue todavía mejor que el de la época de oro. Honestamente (y con pena lo digo) no he explorado esta época tan a fondo como se lo merece, pero aquí les dejo un video buenísimo de un canal de youtube excelente, que me recomendó mi compadre yomerol:

Todos los esfuerzos fueron destruidos cuando José López Portillo tomó la Presidencia de la República y puso de encargada a el enemigo del que les hable, el Damián del cine mexicano, la homicida de sueños, el coco de los productores, el Satanás del arte, la Beelzebub mexicana, el espectro que embrujó los estudios Churubusco, la Godzilla del cine, la Muerte de la esperanza, el Tecolote que mató a “El Indio”, el terror hecho persona, la que sus actos fueron más feos que pegarle a Dios en domingo, el chamuco de los guionistas, la bomba nuclear que destruyó la Cineteca, la pesadilla de los directores, la plaga, la sanguijuela, la vampira, la terrible, la odiada Margarita López Portillo: su hermana. Aquí les dejo unas frases de uno que otro personaje del cine mexicano para que vean que yo no soy el único con opiniones tan fuertes de la señora Márgara:

-El Indio Fernández: “esa vieja odiaba todo lo relacionado con el cine, y acabó destruyéndolo, acabó con la industria y acabó también con su historia, con la Cineteca Margarita convirtió al cine en refugio de mercenarios, de tratantes de blancas, que lo han prostituido”

-Emilio García Riera (historiador del cine mexicano): “La gestión de Margarita López Portillo resultó calaminosa. Rodeada de consejeros culturales con una inculta idea del cine, una idea atrasada y desdeñosa, y de otros motivos por voracidades inconfesables”

-Arturo Ripsen: “El buen cine que se impulsó durante el mandato de Luis Echeverría se desmoronó cuando se puso al frente a Margarita López Portillo”

-Jorge Ayala Blanco (famoso critico de cine): “Fue nefasta”

Y mi favorita, que viene de el actor Alfonso Zayas: “El enemigo número uno de nuestro cine fue Margarita López Portillo, que era más panista que el Papa.”

Usted se podrá preguntar querido lector, ¿qué fue lo que hizo esta señora para merecer estas palabras? porque déjeme le digo que mis palabras son mi chamba y no me las tomo a la ligera, pues déjeme le explico.

Nota importante: para ahorrarnos palabras de ahora en adelante nos vamos a referir a la señora Margarita López Portillo por su apodo: “Satanás”

Cuando José López Portillo llegó al puesto de la Presidencia, se encontró con la temible deuda externa. Y como de costumbre, cuando el gobierno tiene que apretarse el cinturón, el primer afectado es el sector de la cultura. Los fondos para el cine fueron mutilados, se trató de hacer un nuevo programa para que el cine fuera auto sustentable y se les dejó de dar apoyo a los cineastas que habían tenido tanto éxito en los 70’s.

Satanás, sin que nadie se lo pidiera, se dio a la tarea de revivir la época dorada del cine mexicano, ella quería regresarle al mexicano ese cine familiar y bueno que todos añoraban (el ego le pesaba a esta señora). Censuró absolutamente todo y mató todos los valores de el cine progresista que se había producido. No más sexo, no más drogas, no más violencia y absolutamente no más temas homosexuales. Satanás también trajo a directores y actores extranjeros para cumplir con su misión, pero fallaron de una manera deplorable.

“Aparicion de el diablo en una junta de congreso”

Al final, el plan si tuvo su éxito, pero no en una forma de la que alguien podría sentirse orgulloso. El cine que se logró con sus planes copiaba lo peor del de la dorada época, sin tener nada de lo que la hizo grande. Un cine melodramático y aburrido que ya no era para la nueva generación (ni para ninguna, a menos de que existiera una generación que odiara la vida tanto como para desperdiciarla viendo esas porquerias). También, nacío un sector privado de cine que se dedicó a hacer puras películas tetisimas y malísimas y baratísimas y que soporto tan poco que no voy ni a mencionar.

Para acabar tenemos otra metáfora, pero tristemente esta no es mía. En 1982 se quema la Cineteca Nacional, aunque por mas que me encantaría echarle la culpa a Satanás, esto fue gracias un corto circuito. En esta tragedia se quemaron más de diez mil películas guardadas y México se ganó el récord de más acervo cultural perdido en un solo día.

Con esto concluimos esta parte y para no perder la tradición de los blockbusters hollywoodenses les tengo la sorpresa de que va a salir UNA CUARTA PARTE de esta nota el próximo martes, en donde concluiremos con el cine mexicano actual.

Un agradecimiento, por sus contribuciones a Yuri Cantú, Marcus Dewitt, el imbécil (te dedico mi última grosería) de Beto y a la comunidad de r/mexico, en especial a jclinares, yomerol y a Huguirur. LKM.

Héctor Alfonso Maccise Rojo