Ramírez Cuéllar planteó que una parte de esos recursos sean etiquetados para la atención en los hospitales de tercer nivel.

El nuevo dirigente de Morena, Alfonso Ramírez Cuéllar, propuso aumentar el cobro de impuestos al consumo de cigarros, refresco, cerveza y alcohol a fin de obtener una bolsa adicional de recursos que garanticen la gratuidad de la atención de tercer nivel en el nuevo Instituto Nacional de Salud para el Bienestar (Insabi).

El diputado federal con licencia dijo que cobrar un peso adicional por cada cajetilla de cigarros y por cada litro de bebidas azucaradas y alcohólicas daría al Gobierno un ingreso extra de 72 mil millones de pesos.

Estos fondos adicionales, sumados a los 134.4 mil millones de pesos que se prevé recaudar en la Ley de Ingresos 2020 por el cobro de impuestos especiales a dichos productos, darían una bolsa total de 206.5 mil millones de pesos este mismo año.

Ramírez Cuéllar planteó que una parte de esos recursos sean etiquetados para la atención en los hospitales de tercer nivel.

Afirmó que, con este esquema, no sólo se inhibiría el consumo de productos que generan enfermedades costosas, como cáncer, obesidad y diabetes, sino que permitiría avanzar en el mejoramiento del sistema de salud pública y garantizar el derecho universal de acceso a la salud.

“Se debe analizar la posibilidad de que por cada cajetilla de cigarros y litro de refresco, cerveza y alcohol se obtenga una contribución adicional de un peso. Estos bienes representan un alto costo para el sistema de salud y las familias mexicanas”, sostuvo mediante un posicionamiento.

“Lo anterior, ya que el consumo de bebidas azucaradas, el tabaco y el alcohol se asocia con daños a la salud, por lo que inhibir su consumo mediante el incremento de su precio puede reducir el número de casos de enfermedad y reducir los costos de atención. Mediante este esquema, las personas que consumen estos productos realizarían una aportación adicional al sistema de salud pública”.

Ramírez Cuéllar reconoció el respaldo de los Gobernadores del PRI al Insabi y pidió a los Mandatarios del PAN sumarse a su propuesta para dar gratuidad al tercer nivel de atención hospitalaria.

“Inhibir el consumo de bebidas azucaradas, el tabaco y el alcohol servirá para reducir el número de casos de enfermedad y reducir los costos de atención; no obstante, para realizar una medida integral, una parte de los recursos obtenidos por el aumento del precio se deben destinar al sector salud, en particular, a la atención en hospitales de tercer nivel.

“Con la medida de un peso, se obtendrían ingresos adicionales de más 72 mil millones de pesos, los cuales deberían etiquetarse directamente al tercer nivel de atención hospitalaria, garantizando la total gratuidad, incluyendo el llamado gasto de bolsillo”, explicó.

Zedryk Raziel Cruz Merino
Agencia Reforma