Aguacate se vende hasta en 90 pesos el kilo.


 

El Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI) informó que el Índice Nacional de Precios al Consumidor (INPC) tuvo un incremento de 0.31 por ciento en la primera quincena de agosto de 2017, respecto a la inmediata anterior.

Para el cálculo se cotizaron los precios en 46 ciudades (donde se agregaron las ciudades de Pachuca de Soto, Cancún, Coatzacoalcos, Esperanza, Izúcar de Matamoros, Atlacomulco, Saltillo, Tuxtla Gutiérrez y Zacatecas) del país.

Con ello, los elementos que conforman la canasta básica aumentaron de 283 a 299 genéricos, pues se agregaron básicos como la leche de soya, té, transporte escolar, paquetería y servicios para mascotas, y se eliminaron los calentadores de agua y la larga distancia nacional.

Para la tercera semana de agosto, la Procuraduría Federal del Consumidor (Profeco) expuso que en tiendas de autoservicio el kilogramo de aguacate retrocedió a 65.06 pesos respecto a la semana pasada, en tanto que la cebolla subió siete pesos para venderse en 20.04 pesos. Agregó que la bolsa con dos kilogramos de azúcar se ofreció en 48.32 pesos, el jitomate en 33.66 pesos y el limón en 19.38 pesos.

En la Central de Abasto de la Ciudad de México (Ceda) el aguacate tuvo una baja de 10 pesos, para quedar en 50 pesos por kilogramo, la cebolla subió a 25 pesos, el jitomate tuvo un precio de 20 pesos a la venta, el limón de 16 pesos y las dos bolsas de endulzante se cotizaron en 36 pesos.

Por estado, en Tijuana, el aguacate, el huevo, el jitomate, el azúcar, el limón y la cebolla, se vendieron en 90, 60, 35, 28, 25 y 12 pesos por kilo, respectivamente.

Así también, INEGI anunció que, a partir de la segunda quincena de julio de 2018, el INPC -el cual sirve para medir la inflación-, dejará de contener un apartado sobre la canasta básica, pues el Consejo Nacional para la Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval) ya hace una medición al respecto.

En julio de 2017, el precio de la canasta básica en la que se incluían abarrotes comestibles y no comestibles, cárnicos, cereales, lácteos, frutas, verduras y hortalizas rondaba los 3 mil y 3 mil 500 pesos.

La medida se realizará bajo el argumento de mantener una Canasta de Bienes y Servicios (CAB) que refleje las preferencias y las modificaciones en los patrones de consumo de los hogares, así como el comportamiento del mercado actual y que evite el sesgo por la antigüedad de los ponderadores.

 

Por: Vladimir Ríos.