Profepa investiga a los responsables de matar una especie protegida

Es un error pensar que el ser humano es el propietario de la tierra, de sus faunas y flores, que sea el quien decide en que parte deben habitar los seres vivos del mundo, muchas veces es el hombre es quien invade su hábitat natural como la plaga que él mismo repela.

Los pobladores de Puerto Vallarta creyeron que era buena idea asesinar a un cocodrilo (especie protegida) y luego colgarlo de un árbol con una cartulina tipo narcomensaje, exigiendo que controlen la especie por que según ellos invaden sus calles, pero ¿Quién invadió primero su hábitat?

Ante este indignante suceso las autoridades decidieron actuar, pero en contra de los responsables del asesinato del joven cocodrilo, por lo que la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa) en conjunto con la Secretaría de Marina (Semar), la Universidad de Guadalajara y el Ayuntamiento de Puerto Vallarta trabajaran para dar con los responsables y castigarlos por sus actos.

De acuerdo con lo escrito en la cartulina lo que los pobladores piden es que se los cocodrilos no estén en las zonas urbanas de Puerto Vallarta, por lo que las autoridades se comprometieron a evitar que esto pase para proteger a la especie y a los habitantes.

De acuerdo con un especialista desde 2006 hasta 2018, solo se han reportado 20 ataques de cocodrilo en esa zona, mucho menos que los ataques de perros, picaduras de arañas, abejas u otros insectos, además en ese lapso hubo años donde no se registró ningún ataque, pero por otra parte los ataques registrados fueron a causa de que las personas se meten a los lagos donde los cocodrilos habitan para tratar de pescar ilegalmente.

Por: PP Rodríguez