Astros de Houston, campeones de la MLB al vencer en el séptimo juego de la serie

 

Por: QS Noticias

 

Una noche de pesadilla fue lo que se vivió en el estadio de los Dodgers de Los Ángeles al perder el séptimo juego de la serie mundial ante los Astros de Houston quienes impusieron condiciones desde la primera entrada del partido, logrando con ello romper 55 años de sequía (amigos del Atlas, aún tienen esperanza).

Los especialistas deportivos aún debaten si el principal error de los Dodgers fue haber enviado como pitcher abridor a Yu Darvish quien en el tercer juego de la serie fue apaleado por los de texanos.

El bateador de los Astros, George Springer, conectó sólido, lo que le permitió llegar a segunda, en el segundo turno al bate, Alex Bergman conectó una rola entre primera y segunda, el jugador de los Dodgers Cody Bellinger cortó la línea pero equivocó el lanzamiento a primera lo que permitió la primer carrera del partido para los visitantes. La segunda llegó al cierre de la primera entrada, el estadio estaba enmudecido.

Parecía que los Dodgers responderían de inmediato, en la parte baja de la primera entrada lograron llenar la casa pero el pitcher de los Astros, Lance McCullers Jr logró dominar a los bateadores angelinos y la respuesta se quedó en las bases.

Brian McCann se encargó de anotar la tercera de la noche y un cuadrangular de Springer que impulsó a Marwin González colocó los cartones 5-0 cuando todavía no terminaba la segunda entrada; Yu Darvish abandonó la loma luego de una entrada y dos tercios (para los no beisboleros, después de la primer entrada y dos outs de la segunda); y dejó los controles en manos de Brandon Morrow que cerró la entrada para los de casa.

La estrella de los Dodgers, Clayton Kershaw, apareció para la tercera entrada, logró poner orden en la casa y controló a los texanos que ya no volvieron conectar una carrera más; sin embargo el daño ya estaba hecho, ningún equipo de la MLB se había levantado de un aplastante 5-0 en el séptimo juego y esta no iba a ser la excepción.

El partido transcurrió sin mayores incidencias hasta la sexta entrada cuando Andre Either conectó un sencillo con hombres en primera y segunda; impulsando a Pederson a home y colocando el marcador 5-1, aunque la carrera animó al público asistente la pesada losa que colocaron los Astros al inicio del encuentro no pudo ser levantada y así concluyó el encuentro.

De esta manera el equipo que no era considerado para ganar, que sorprendió a todos al vencer en la serie previa a los Yankees de Nueva York, se levantó con la victoria de visita en casa de los Dodgers que pecaron de confiados y ahí encontraron su penitencia.