Se cree que el bebé koala se cayó de la bolsa de su madre.

“Simplemente se acercó a nuestra casa y vio a nuestros perros en sus camas, luego seguro decidió acercarse y acurrucarse en el pelaje de Asha porque es agradable y cálido”. En Victoria, Australia, una perrita de raza golden retriever y de nombre Asha, salvó la vida de un pequeño koala, quien, especulan, se cayó de la bolsa de su mamá y estaba a punto de morir debido a las bajas temperaturas.

Esta perrita mantuvo caliente y a salvo durante la noche al indefenso animalito y por la mañana, comentó para el diario argentino Clarín Kerry McKinnon, la dueña del can, que su esposo fue el primero en ver a la perrita y su compañerito, luego este la llamó para ver la tierna acción de su mascota.

“Parecía un poco culpable cuando salí a ver qué estaba pasando. Su expresión era hilarante. Lo único que hacía era ver al koala, pero no estaba tratando de quitárselo ni nada. Estaba feliz de dejarlo acurrucarse en ella”, mencionó.

Asimismo, los dueños de la perrita comentaron que: “Asha le salvó la vida al mantenerlo caliente. Habría muerto si se hubiera quedado solo toda la noche. También podría haber sido comido por un zorro”, pues en esa zona boscosa las temperaturas llegan a bajar hasta los 5 grados.

Finalmente, los dueños decidieron mandar al koala a un centro especializado, pues este sigue muy pequeño como para valerse por sí mismo y requiere de cuidados especiales, sin embargo “no fue fácil separarlos”, ya que el koala hizo un “gran alboroto” cuando lo separaron de la espalda de Asha.

Redacción Qs noticias
Fuentes: Sopitas, La Vanguardia