Implora el pontífice que exista paz por el bien común de todos los ciudadanos.

En el cierre de una reunión con líderes africanos en el Vaticano, el papa Francisco se arrodilló y besó los zapatos de los dos líderes que se disputan el poder en Sudán del Sur.

Esto con el fin de implorar paz por el bien común de todos los ciudadanos, que como expresó, el pontífice, sueña con comenzar a construir la nación.


Por ello, el papa se puso de rodillas y les besó los zapatos, ante la sorpresa de sus acompañantes, expresó, además que, su esperanza es que las hostilidades cesen finalmente y las étnicas sean superadas.

Históricamente y en contexto Sudán del Sur se independizó en 2011, pero dos años después comenzó una guerra civil que ya dejó al menos a la fecha 400 mil muertos.

Por: QS Redacción.
Con información de: AP, El universal, López Dóriga y Proceso