La idea es adecuar la regulación sobre los criterios nutrimentales de los alimentos y bebidas industrializados a los establecidos por la Organización Mundial de la Salud.

Luego de que la Organización Panamericana de la Salud (OPS) y la Organización Mundial de la misma pidieron a México adoptar un etiquetado directo, sencillo, visible, en forma rápida y fácil de entender, tanto para niños y adultos.

Empresarios se reunieron con la secretaria de Gobernación, Olga Sánchez Cordero para analizar el etiquetado en alimentos y abordar el tema, cuya iniciativa de ley se encuentra actualmente en la Cámara de Diputados.

Sumado a esto la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) formuló siete propuestas, sobre el etiquetado frontal de alimentos, entre ellas el establecimiento de un sistema de diseño universal, comprensible, de rápida lectura para los consumidores de todas las edades.

Destacan que se debe elaborar con base en evidencia científica y los estándares internacionales, privilegiando la protección de niñez y adolescencia.

En si la idea es adecuar la regulación sobre los criterios nutrimentales de los alimentos y bebidas industrializados a los establecidos por la Organización Mundial de la Salud respecto de la ingesta de azúcares para personas adultas y personas menores de edad.

Además, se propone designar una autoridad responsable para verificar científicamente que la proporción de azúcares, grasas, sales y otros elementos coincida con la declaración de contenido y propiedades manifestado en la publicidad de los mismos.

Al final lo que se busca es considerar que esta herramienta sea útil para impulsar que la industria alimenticia reformule sus productos y así reducir el contenido de elementos que propician sobrepeso u obesidad.

Por: Sarai Palma

Con información de: El Sol de México, La Jornada y El Universal.