Lorena Gutiérrez, madre de Fátima, pequeña de 12 años asesinada en Lerma en febrero de 2015, afirmó que la justicia será la única forma de encontrar paz tras el feminicidio de la pequeña.

“Para nosotras no hay festejos, somos mamás invisibles, no tenemos vida, nos asesinaron el mismo día que asesinaron a nuestras hijas”, afirmó Lorena Gutiérrez Rangel, madre de Fátima Quintana, quien hace cuatro años, en febrero de 2015, fue violada y asesinada a los 12 años de edad en la localidad de La Lupita, Casas Viejas en el municipio de Lerma.

Para ella, como para cientos de madres que sufren la perdida de alguna de sus hijas victimas de feminicidio, no solo en el Estado de México, sino a nivel nacional, este 10 de mayo pasa a ser un día normal, mismo que con el paso del tiempo se ha convertido en un día más de lucha para alcanzar la justicia en cada uno de sus casos.

Cabe referir que hace unos días, el Observatorio Ciudadano Nacional del Feminicidio (OCNF), pidió justicia y sanciones certeras a los tres feminicidas de la pequeña Fátima.

actualmente dos de los responsables se encuentran en prisión; uno de ellos fue sentenciado a cinco años por ser menor de edad, otro fue sentenciado a 73 años 8 meses, mientras que el tercero fue absuelto en 2017.

Ante estos hechos, la familia de Fátima interpuso un amparo en conjunto con el OCNF para reponer el proceso hasta la etapa intermedia, momento en el que actualmente se encuentra el caso.

Ayer jueves se tenía previsto el cierre de la investigación; sin embargo, a decir de la madre de Fátima, la audiencia fue diferida hasta el 24 de mayo, ello debido a la falta de resultados en los peritajes.

Lorena afirma que el único consuelo que tiene es que esta vez, si haya justicia para su hija.

Por Karina Villanueva