Cuando jugaba a las escondidillas, un niño de cinco años de edad, quedó encerrado en una hielera por tres horas

 

Para ser el mejor en las “escondidillas”, un niño de cinco años quedó atrapado en una hielera durante tres horas, después de que el pequeño se ingresó en la misma y ya no pudo salir porque se bloqueó la cerradura.

El hecho quedó grabado en las cámaras de seguridad de la casa, ubicada en el sur de Florida en Estados Unidos, donde el inocente pequeño generó pánico entre sus padres, pues no lo encontraban a pesar de los esfuerzos.

Nicholas Wanes fue el pequeño que cometió la imprudencia y aunque todo quedó en un “susto”, horas después dijo que: “quería jugar al escondite, pero encontré un lugar no muy bueno dentro de la nevera”.

En su oportunidad, la madre del niño reconoció que fueron muy afortunados de percatarse y encontrarlo a tiempo y así salvar su vida pues si el pequeño se hubiera quedado mucho más tiempo ahí pudo haber muerto por asfixia al faltarle el oxígeno en el lugar.

“Se supone que todos debemos vigilar a nuestros hijos y asegurarnos de que no se metan en una hielera, pero como sabemos, solo toma un segundo para que suceda lo contrario”, expresó. Información de Diario La Verdad.

 

Redacción QS