supuesto abusador

Tras ser abusada en la guardería una menor logró identificar y testificar ante un juez por un caso de violación.

En Asia, un país en el que los casos de abuso sexual han aumentado hasta en un 50% en los últimos años, el de una niña con apenas dos años que fue violada y luego tuvo que declarar en un juicio conmocionó al país enteró.

Primero, por la edad de la víctima, y también, por las inconsistencias que rodean el caso.

Resulta que los hechos se dieron en Myanmar, Asia, donde un hombre acusado de la violación no fue reconocido por la pequeña, quien, con ayuda de especialistas y a través de videoconferencia, identificó a dos individuos que no están siendo juzgados.

Por este hecho ya ha habido manifestaciones pidiendo justicia para “Victoria”, nombre ficticio que se le ha dado a la niña para proteger su identidad, mostrando indignación por cómo se está manejando el caso.

La versión indica que la menor había acudido a la guardería Wisdom Hill en la capital de Myanmar, Nay Pyi Taw.

De acuerdo a la familia y a la policía local, la menor fue violada antes de regresar por la tarde a casa.

La madre fue la primera en darse cuenta de los signos de abuso y llevó a la niña al hospital, donde el examen médico reveló que había sido abusada.

Agentes de policía asignados al caso dijeron que, al comienzo, fueron incapaces de hablar con la niña a causa de la medicación que había recibido, momentos después sí la interrogaron.

supuesto abusador

Fue entonces cuando la menor, viendo la grabación de una cámara de seguridad, señaló a un hombre y lo identificó como el que le “pellizcó sus genitales”.

Sin embargo, la calidad del video no era buena y el sospechoso aparecía de espaldas y con gorra, para la policía esa información fue suficiente e inmediatamente arrestaron a un sospechoso.

El hombre detenido se le conoce como Aung Gyi y es el chófer de la escuela, sin embargo, fue liberado días más tarde por falta de pruebas.

Ya que el video mostraba que la mayor parte del tiempo Aung Gyi lo ocupó sentado en el área de recepción, el día de la violación.

El principal giro en el caso sucedió hace unas semanas, cuando el padre mostró a la niña una serie de fotografías entre las que estaba la del sospechoso.

La pequeña afirmó no conocerle, pero sí identificó a dos hermanos como sus atacantes.

El padre filmó el momento en que la niña reconoció a los individuos y presentó la grabación como evidencia en el juicio.

En la sesión de este miércoles, Victoria participó a través de videoconferencia y repitió sus gestos: señaló a los dos hermanos y negó conocer a Aung Gyi, por otra parte el padre de la menor aseguró que no ha recibido ninguna disculpa o asesoramiento por parte del colegio y, aunque le cuesta criticar a la policía directamente, señaló que otras grabaciones de seguridad se han perdido y que algo “no funciona” en el caso, pero no por ello se va a rendir hasta lograr justicia para su hija.

Por: QS Redacción.

Con información de: El Universal.