El presidente dejó claro que ya se cumplió con las demandas de los inconformes por la obra y se pagaron afectaciones generadas, por lo que no se permitirá la extorsión.

Esta mañana el presidente, Andrés Manuel López Obrador, indicó que ya se cumplió con las demandas y se han pagado las afectaciones generadas a quienes se oponen a la construcción del Tren Interurbano México- Toluca, por lo que no se permitirá la extorsión o chantaje por parte de grupos.

Enfatizó que no se permitirá la extorsión, el chantaje porque no es el dinero de los funcionarios, sino del pueblo, por lo que ninguna obra se parará.

Dijo que en su administración no quieren eso, sino terminar las obras durante su mandato, ya que “se padece mucho, sufre y cuesta el reiniciar obras, el dejar obras a medias; nosotros heredamos cientos de obras de todo tipo inconclusas”.

El jefe del Ejecutivo federal afirmó que esta obra se concluirá, aunque su construcción se ha incrementado hasta 90 mil millones de pesos por aumento en el costo de la obra y retrasos.

Por: Sarai Palma.

Con información de: Excélsior.