A model presents a creation for Chanel during the 2018/2019 fall/winter collection fashion show on March 6, 2018 in Paris.
AFP PHOTO / Patrick KOVARIK

¿Dejaron de existir las estaciones para la moda?

Chanel demostró este martes lo contrario, al presentar en París su colección más otoñal, rica en estampados vegetales que se funden en un bosque de árboles desnudos, algo que desagradó a los ecologistas.

No hay colección sin escenografía para el diseñador Karl Lagerfeld y esta vez transformó el majestuoso Grand Palais en un bosque otoñal, tapizado por un lecho de hojas secas y musgo. Tras haber recreado un paisaje exuberante de cascadas y un exquisito jardín francés en sus dos últimos desfiles, el káiser de la moda se apegó de nuevo a la naturaleza.

A model presents a creation for Chanel during the 2018/2019 fall/winter collection fashion show on March 6, 2018 in Paris.
/ AFP PHOTO / Patrick KOVARIK

Pero este decorado irritó a la federación France Nature Environnement, que calificó la tala de árboles para el pase de “herejía”. Chanel afirmó haberse comprometido a replantar 100 robles en un bosque.

Aunque las casas de moda siguen trabajando por estaciones, lanzando sendas colecciones anuales (primavera/verano, otoño/invierno), las fronteras entre ambas se vuelven cada vez más porosas, como si la moda fuera a la vez reflejo de los desarreglos climáticos.

 

Models present creations for Chanel during the 2018/2019 fall/winter collection fashion show on March 6, 2018 in Paris. /
AFP PHOTO / Patrick KOVARIK

Pero Chanel compuso este martes una oda al otoño con prendas de abrigo en tonos ocres, rojizos y marrones, y estampados de hojas y flores.

Lagerfeld eligió a las modelos Julia Ratner, Hoyeon Jung y Nina Marker para encarnar la colección, también presentada en la pasarela por Cara Taylor y Kaia Gerber, hija de la topmodel Cindy Crawford.

Por: Ann James
Copyright AFP