Se diseñará un régimen fiscal especial para recuperación de hidrocarburos

El gobierno de México anunció este lunes beneficios fiscales para fortalecer las inversiones en exploración y producción de la petrolera estatal Pemex en busca de revertir su menguante producción de crudo.

La primera medida consiste en incrementar el límite de deducción de costos relacionados con proyectos de Pemex en extracción y exploración “mejorando los términos fiscales cada año desde 2019 y hasta 2024”, dijo la secretaría de Hacienda de México (SHCP) en un comunicado.

“La SHCP estima que mediante este mecanismo se liberarán alrededor de 11 mil millones de pesos (578 millones de dólares) de recursos para Pemex cada año, y se alcanzará un total de 66 mil millones de pesos (3 mil 469 millones de dólares) disponibles para invertir en 2024″, agregó.

Hacienda precisó que el acuerdo con Pemex establece que esos recursos sean destinados “única y exclusivamente” a inversión en exploración y producción.

Asimismo, se diseñará un régimen fiscal especial para proyectos con recuperación de hidrocarburos secundaria y terciaria, técnicas necesarias para alcanzar la producción potencial de la gran cantidad de campos petroleros maduros que existen en México, explicó Hacienda.

“La implementación gradual de estas medidas permitirá a la SHCP compensar dichos recursos mediante el fortalecimiento de la lucha contra la evasión y elusión fiscal”, agregó la secretaría.

Pemex, la empresa más grande de México, ha registrado en años recientes un constante declive en su producción, que pasó de 3,4 millones de barriles diarios en 2004 hasta 1,8 millones de barriles en la actualidad.

Dicho descenso respondió a un progresivo deterioro de su capacidad productiva, debido a que una fuerte carga tributaria le quitaba recursos para invertir, así como al agotamiento de varios de sus yacimientos más importantes.

El expresidente Enrique Peña Nieto buscó revertir esta tendencia con una reforma en 2013 que abrió el sector energético mexicano a la inversión privada, tras más de 70 años de monopolio estatal, y promovió la licitación de más de 100 campos petroleros.

Pero el actual gobierno del izquierdista Andrés Manuel López Obrador, que asumió en diciembre pasado, rechaza la reforma a la que considera “una farsa” y ha promovido una reactivación de Pemex, aumentando su presupuesto para este año en 3 mil 700 millones de dólares.

La petrolera estatal mantiene, sin embargo, una delicada situación financiera debido a su elevado endeudamiento que la mantiene en la mira de las calificadoras crediticias.

Por: Dome Gómez 

Copyright AFP