• En una semifinal cardiaca, el Tricolor doblegó a Holanda en tanda de penaltis.

La Selección Mexicana de Fútbol mostró nuevamente que es una potencia mundial juvenil al derrotar en tanda de penaltis a su similar Holanda, luego de dejar el marcador igualado a un gol en tiempo reglamentario.

Con este resultado, el Tricolor logró su pase a la gran final de la justa mundialista, donde ya espera rival entre Francia y Brasil, quienes disputarán la otra llave semifinal.

Los primeros 45 minutos fueron muy parejos, sin embargo, la Naranja Mecánica sacó la mejor parte Al minuto 26, llegó la ocasión más clara. El arquero Eduardo García intentó desviar un potente disparo, pero el balón no salió y Naci Ünüvar remató de cabeza el balón en el área chica. No obstante, el holandés chocó con el cancerbero mexicano y se anuló el tanto. Con el paso de los minutos, Holanda fue mejorando y demostró su superioridad en el campo, pero no logró concretar.

En la segunda mitad, Melayro Bogarde hizo una jugada relevante al desbordar por la banda izquierda y sacó una diagonal retrasada que circunstancialmente se estrelló en Santiago Muñoz, por lo que el esférico se incrustó en las redes, poniendo al frente al conjunto holandés.

Ante la desventaja, el técnico azteca Marco Antonio “Chima” Ruiz, ajustó su esquema de juego y consiguió poner a temblar a los rivales, al grado de cometer una falta fuera del área que permitió el cobro de Efraín Álvarez, quien no dudó en el tiro libre para mandar el balón a la portería y marcar un golazo, dejando callados a los holandeses.

Tras los 90 minutos, el encuentro concluyó empatado y se definido en la tanda de penaltis. Donde hubo fallas de ambos equipos, pero la mayor calidad y entereza fue mostrado por los aztecas, que consiguieron el triunfo al definir la pizarra 4-3.

Por Roberto Ramos.