PRI: La apuesta por el pasado

22 de enero de 2018

J. Israel Martínez Macedo

Turbulento fin de semana para el cierre de registros para coaliciones entre partidos que contenderán en la elección local del 1 de julio y los anuncios del PRI Estado de México sobre quienes encabezarán las fórmulas con nombres que, en muchos casos, sorprendieron a más de uno y, en otros, decepcionaron.

Todo empezó el viernes cuando comenzaron los rumores de que el Verde no iría en alianza con el PRI y el Panal; inicialmente todo parecía información falsa pues semanas atrás la dirigencia nacional del PVEM ya había advertido que no permitiría indisciplinas y que el acuerdo entre ellos, el tricolor y los aliancistas era definitivo.

Pero la revuelta verde comenzó en Chiapas, la disputa por la postulación de un candidato priista para encabezar la alianza encendió la mecha de los verdes quienes consideran que tienen más peso en la entidad que los tricolores; así reventaron la unión en esa entidad e incluso abandonaron las filas del partido 14 de 16 legisladores locales.

En territorio mexiquense las cosas no fueron tan espectaculares pero los medios apostados en el instituto electoral se quedaron esperando la llegada de priistas, pevemistas y aliancistas quienes no se presentaron al registro de la coalición.

El sábado por la tarde-noche comenzó a circular una lista con quienes serían los precandidatos del PRI a las presidencias municipales y las diputaciones locales aunque llamaba la atención que entre las diputaciones en pugna 15 no estaban indicadas ya que serían para el PVEM y Panal según los acuerdos para la coalición, pero con la coalición conjurada ¿qué pasará con esos espacios?

En la lista destacaron los nombres de Carolina Monroy del Mazo quien buscará repetir como alcaldesa en Metepec pese a que las encuestas indican que la gente no está dispuesta a apoyar a un candidato de “los de siempre” o las familias que se han mantenido en el poder o el de Eduardo Capetillo, actor retirado quien prácticamente ya estaba “firmado” por el frente PAN-PRD-MC para una diputación local y ahora contenderá por la presidencia municipal de Ocoyoacac para el PRI.

Mención aparte merece el presidente municipal de Toluca, Fernando Zamora, quien pese a las críticas en medios y quejas en redes sociales sobre los invisibles resultados de su gestión en la capital mexiquense ha sido “palomeado” para repetir en el cargo para sorpresa y desencanto de muchos.

Llama la atención en las diputaciones locales el regreso de las exalcaldesas de Toluca María Elena Barrera Tapia y Martha Hilda González Calderón, quienes buscarán una curul en la entidad para encabezar la legislatura local.

La lista de nombres destaca por el aparente regreso del grupo de peñistas que salieron hace cinco años acompañando al Presidente y que hoy se parecen volver por alguna razón desconocida pero muy sospechosa por las formas, y si “forma es fondo” cabe cuestionar qué hay detrás de estas designaciones.

En la contienda federal el fin de semana no fue nada buena para el aspirante del PRI, José Antonio Meade quien no parece enganchar ni con los ciudadanos ni con los priistas, por lo que las designaciones en las precandidaturas tricolor parecen una desbandada en la búsqueda del fuero ante lo que están leyendo como una derrota en las urnas.

Por el otro lado, la otra opción es que tras los resultados de la elección a gobernador y con base en distintas inquietudes, el peñismo regresa a reforzar la plaza porque quienes estaban a cargo no estaban dando el ancho en lo que se necesita para mantenerla, recordemos que el PRI no fue el partido con más votos y permitir eso en la contienda local sería entregar el control de la legislatura y dejar prácticamente inoperante a la gubernatura, al menos por tres años.

¿Será, entonces, una huída anticipada o un enroque obligado? Es muy complicado de leer el panorama, sobre todo por las decisiones de último minuto que no parecen tener sentido. ¿Se tratará de un simple y mero reacomodo de fuerzas derivado de la salida del grupo Ecatepec? Quienes por cierto, no tienen tantos lugares en las listas como podría esperarse.

Como sea el PRI apuesta a dejar el futuro en manos del pasado, el regreso de los nombres y apellidos que hace seis años (quizás más) encabezaban las listas hoy volvieron a ser nombrados para la titularidad de las áreas que dejaron años atrás, como si nada hubiera pasado, como si el tiempo se hubiera detenido, como si el Edoméx no hubiese cambiado, aunque en realidad sí, ya nada es como antes.