-- AFP PICTURES OF THE YEAR 2018 -- Central American migrants -mostly Hondurans- moving towards the United States in hopes of a better life, walk in the Mexican border city of Mexicali, Baja California state on their way to Tijuana, Mexico, on November 20, 2018. - Some 800 Central American migrants trekking across Mexico in a caravan aiming the US, left Mexicali on Tuesday morning heading to Tijuana, where an increasingly reinforced border and growing hostility await them.
(Photo by PEDRO PARDO / AFP)

Esta segunda caravana se une así a la primera, que salió de San Pedro Sula, Honduras, el 13 de octubre y recorrió 4 mil km a pie y en autostop hasta llegar a Tijuana

Unos 500 centroamericanos, integrantes de la segunda caravana migrante que ingresó a México con el objetivo de llegar a Estados Unidos, llegaron este martes a un albergue en la fronteriza ciudad de Tijuana, donde otros 5 mil 200 migrantes ya viven en condiciones de hacinamiento, constató la AFP.

Cansados y hambrientos tras un viaje de 180 km desde Mexicali, los centroamericanos -en su mayoría familias hondureñas con niños- descendieron de autobuses e hicieron una larga fila para registrarse en el albergue, improvisado por las autoridades locales en un barrio marginal de Tijuana, a unos metros del muro fronterizo.

“Vamos a ver cómo hacemos con los alimentos, está bien difícil. Hay bastante gente y de repente hay quien se queda sin comer”, dijo a la AFP Carlos Enrique Cárcamo, un hondureño que viajaba con sus primos y una niña de un año.

En la ciudad se ha formado un cuello de botella de migrantes centroamericanos, ante la negativa de Estados Unidos para acogerlos sin antes realizar un largo y complicado proceso de petición de asilo.

“Traemos niños, está un poco difícil (pasar a Estados Unidos) pero ya estamos aquí. Como dicen en mi pueblo, en el camino se arreglan las maletas”, comenta Cárcamo, mientras espera en la fila para registrarse en el albergue.

Aerial view of a temporary shelter where Central American migrants -mostly from Honduras- are staying in Tijuana, Baja California State, Mexico, in the border with the US, on November 27, 2018. - After a trek of more than a month from Honduras, nearly 5,000 migrants -- including women and children -- are now in Tijuana living in a makeshift shelter.
(Photo by Guillermo Arias / AFP)

Hasta ayer, unos 5 mil 200 migrantes residían en el albergue, la inmensa mayoría a la intemperie. Las duchas y sanitarios son escasos y pululan epidemias de tuberculosis, influenza, infecciones respiratorias y piojos.

La segunda caravana llegó al albergue cuando la Marina repartía la segunda ración de comida diaria. En total, se entregan 8 mil platos de comida al día, según un mando militar que pidió el anonimato.

El alcalde de Tijuana, Juan Manuel Gastélum, ha pedido la intervención de la ONU, alegando que no recibe apoyo del gobierno federal.

Según él, el costo diario para mantener el albergue es de más de medio millón de pesos (unos 25 mil dólares).

Unos 740 funcionarios cubren guardias para gestionar el refugio, que produce cinco toneladas de basuras diariamente.

Por: Dome Gómez
Copyright AFP