Las pruebas de ADN demostraron que hasta ahora tiene medio centenar de descendientes.

Jan Karbaat es un ginecólogo, fallecido en 2017 a los 89 años, apodado en Holanda como “el médico inseminador”, pues según datos recientes ha resultado ser el padre biológico de al menos 49 hijos.

Durante cuatro décadas en una clínica de fertilidad cerca de Róterdam, el médico usaba su propio semen, cuando el tratamiento con sus pacientes fallaba, ocultando que era de un donante anónimo.

Este viernes, las pruebas de ADN autorizadas por los tribunales han confirmado las sospechas y afirman que Karbaat tenía 22 hijos propios de varias parejas sentimentales, además de unos 40 descendientes” concebidos por inseminación de sus pacientes.

Por lo que, a partir de ahora, tendrán que decidir si reclaman una indemnización a la familia de Karbaat por los gastos que les ha ocasionado el proceso, asimismo, por los daños emocionales sufridos.

Redacción QS

Con información de: El País