Marie Curie fue una científica de origen polaco nacida el 7 de noviembre en Varsovia.

El nombre de Marie Curie es mundial e históricamente famoso, hoy la recordamos a 152 años de su nacimiento, y como ayudó a abrir camino a todo el género para realizar trabajos considerados “únicamente para hombres”.

Marie Curie fue una científica de origen polaco nacida el 7 de noviembre en Varsovia.

Esta científica tuvo que pasar un sinfín de obstáculos para dedicarse a la ciencia, ya que en aquél entonces su país no permitía que las mujeres estudiaran, pero a pesar de ello jamás renunció y logró convertirse en maestra de la Universidad de París y ganar el Premio Nobel de Física y de Química.

Curie estaba interesada en los nuevos tipos de radiación, principalmente los descubiertos por Wilem Röntgen y Antoine Henri Becquerel. Ella se encargó de medir las radiaciones de uranio en la pechbela, un mineral rico en dicho elemento, más tarde al darse cuenta que las radiaciones eran más intensas que las del propio uranio, se dio cuenta que tenían que haber elementos más radiactivos y aún desconocidos.

En 1988 su esposo dio a conocer el descubrimiento de dos nuevos elementos: el polonio y el radio, y aunque tardaron cuatro años para demostrar su existencia, en 1903 compartieron con Becquerel el Nobel de física.

En 1914, Marie decidió echar a andar su conocimiento y optó por ayudar a salvar vidas con los rayos X, un tipo de radiación electromagnética que permite ver el interior del cuerpo humano, a su vez invento el primer aparato de radiografía móvil y una sala oscura para el revelado junto con un dínamo para generar la electricidad necesaria para hacer funcionar todo a partir del motor de gasolina de un auto.

En 1920 la salud de Curie comenzó a deteriorarse, y falleció en 1934 por anemia aplásica, su cuerpo fue enterrado en un ataúd de plomo y durante décadas se presumió que fue la contaminación con radio la que causo su muerte.

En 1995, los científicos no hallaron niveles peligrosos de radio en sus restos, siendo así que en 20 de abril del mismo año, los restos de la científica fueron trasladados al panteón de París, convirtiéndose en la primera mujer en ser sepultada ahí.

Información: El Universal.

Redacción Qs.