Será la tercera cumbre entre ambas Coreas en la historia

Cuando el líder norcoreano  Kim Jong Un, cruce la línea se convertirá en el primer líder norcoreano en cruzar al sur desde la Guerra de Corea, hace ya 65 años.

El presidente surcoreano Moon Jae-in y el líder de Corea del Norte Kim Jong Un se reunirán en la línea de demarcación militar que divide la península antes de una cumbre histórica el viernes llena de simbolismo.

Moon va a saludar a los visitantes en la línea de bloques de cemento que marcan la frontera entre las dos Coreas en la Zona Desmilitarizada, dijo este jueves el jefe de la presidencia surcoreana, Im Jong-seok.

La presidencia de Corea del Sur también anunció que la hermana de Kim Jong Un, Yo Jong, formará parte de la delegación de Corea del Norte, al igual que el jefe de Estado norcoreano, Kim Yong Nam.

Esta reunión es la tercera cumbre intercoreana, después de los dos encuentros que se celebraron en Pyongyang en 2000 y en 2007, y marca un punto de inflexión tras un acercamiento diplomático que siguió a un periodo de alta tensión en la península.

This picture released by North Korea's official Korean Central News Agency (KCNA) on April 26, 2018 shows North Korean leader Kim Jong Un (R) listening to Chinese Ambassador to North Korea Li Jinjun (L) at Pyongyang station on April 25, 2018, to see off a special purpose train carrying the bodies of Chinese tourists who were killed or wounded in a traffic accident.      /
AFP PHOTO / KCNA VIA KNS / 2018

La OTAN sin embargo estimó este jueves que la comunidad internacional debe mantener la presión y las sanciones contra Corea del Norte hasta que se registren “cambios concretos” en las acciones del régimen, dijo el secretario general de la organización, Jens Stoltenberg.

Allí será recibido por una guardia de honor y junto al presidente surcoreano recorrerá a pie la distancia hasta la Casa de la Paz en Panmunjom, donde se firmó el armisticio de 1953.

Después de esta cumbre, Kim se reunirá también con el presidente estadounidense, Donald Trump.

El tema del arsenal nuclear de Corea del Norte estará en el centro de la agenda después de que el país lograra un rápido avance de su tecnología bajo el mandato de Kim, que heredó el poder tras la muerte de su padre en 2011.

El año pasado realizó su sexta prueba nuclear, la más potente hasta la fecha, y lanzó misiles que son capaces de alcanzar el territorio estadounidense, lo que acrecentó la tensión entre Kim y Trump, que intercambiaron amenazas e insultos.

Los Juegos Olímpicos de Invierno en Pyeongchang, en el Sur, marcaron el inicio de una distensión palpable en este encuentro.

South Korean activists wearing masks of South Korean President Moon Jae-in (L) and North Korean leader Kim Jong Un (R) pose for a photo during a rally to support the upcoming inter-Korean summit, at Gwanghwamun square in Seoul on April 25, 2018. North Korean leader Kim Jong Un will walk across the Demilitarized Zone on April 27, for a historic summit with the South's President Moon Jae-in, the highest-level encounter yet in a whirlwind of nuclear diplomacy. /
AFP PHOTO / Jung Yeon-je

El sábado Kim anunció una moratoria en los ensayos nucleares y los lanzamientos de misiles balísticos de largo alcance, afirmando que se cumplieron los objetivos.

Sin embargo Im advirtió que el panorama que espera a los dos líderes no es fácil.

“Alcanzar un acuerdo de desnuclearización en un momento en que los programas nucleares y de misiles intercontinentales (ICBM) de Corea del Norte están tan avanzados va a ser fundamentalmente diferente de la naturaleza de los acuerdos alcanzados en la década de 1990 y a principios de 2000.

“Esto es lo que hace esta cumbre más difícil”, explicó el funcionario.

Por: Alejo Navarro

Copyright AFP