Cientos de aficionados americanistas se dieron cita en el aeropuerto para recibir al arquero americanista; aficionados hasta se subieron a la camioneta de Ochoa

Después de su travesía durante ocho años por el futbol europeo, Guillermo Ochoa regresó a México para enfilarse nuevamente a las Águilas del América, equipo que lo vio nacer. Durante su arribo al aeropuerto de la capital mexiquense, se desató la locura, pues cientos de aficionados azulcremas se dieron cita para corear su nombre y darle la bienvenida.

Es notorio que Ochoa sigue siendo querido por la afición mexicana después de haber jugado con equipos de Francia, España y Bélgica. “El cariño de la afición mexicana es algo inigualable, por cosas como esta da gusto volver a casa. Gracias”, dijo el arquero ante los medios de comunicación que también se dieron cita para conseguir una declaración del “cancerbero” mexicano.

Aunque no pasó a mayores, la zona de llegadas internacionales se convirtió en un “mercado”, pues los cientos de aficionados generaron caos por intentar acercarse constantemente al guardameta, quien se tardó cinco minutos en llegar a la camioneta que lo esperaba para trasladarlo a su casa en la Ciudad de México.

Cuando subió al vehículo, Memo Ochoa ondeó una bandera americanista que generó el éxtasis entre la multitud, de hecho, algunos aficionados hasta subieron al toldo de su camioneta.

El nuevo jugador de América acudirá a las instalaciones de Coapa para realizarse exámenes médicos y revisar en qué condición se encuentra, de cara a su debut que podría darse el próximo sábado cuando el cuadro capitalino reciba a Monarcas Morelia.

Por JR