• Alrededor de 300 elementos de la Guardia Nacional colocaron un cerco con escudos y toletes ante el arribo de un grupo de centroamericanos.

Este día, tras el ingreso a México de más de mil migrantes centraomericanos que cruzaron el Río Suchiate, elementos de la Guardia Nacional iniciaron un operativo en Chiapas para impedir que siguieran su camino.

Los centroamericanos pidieron que no hubiera enfrentamientos e incluso otros solicitaron de rodillas y llorando que se detuviera el operativo. “Nos engañaron, nos dijeron que nos iban a dar un permiso, pero nunca imaginamos que nos iban a hacer esto (el operativo), lo que queremos es trabajar, nos van a deportar y en mi país me espera lo mismo, el gobierno de mi país no hace nada por nosotros”, dijo uno de los migrantes retenidos.

El grupo que llegó a nuestro país pretendía seguir su camino hacia Tapachula, pero los uniformados montaron un cerco que evitó mayor avance, pues los centroamericanos no cuentan con la documentación necesaria para que el gobierno mexicano les bride el apoyo y autorización de transitar por el país.

Cuando los migrantes llegaron a la zona del cerco, los elementos de la Guardia Nacional iniciaron un operativo para impedir que los migrantes llegaran a Tapachula.

Ante la situación, las autoridades lanzaron gas lacrimógeno a los migrantes, lo que ocasionó que los centroamericanos se dispersaran e intentaran evitar el cerco intentando correr, sin embargo, no lo consiguieron y fueron subidos a camiones para su traslado a oficinas del Inami. Información Milenio.

Redacción QS.