· Morena preocupado por las tropelías del gobierno de Zinacantepec.

· Medio millón de pesos a empresa por echar hojeada a “entrega recepción”.

· La historia real del BMW del hijo del alcalde, Gerardo Nava Sánchez.

· Se asoma “vinculación a proceso” contra regidor panista de Ocoyoacac.

Al interior de Morena supuestamente ya caló hondo el lío social, político y administrativo que tiene el alcalde de Zinacantepec, Gerardo Nava Sánchez. Sin embargo, la instancia partidaria no ha podido hacer algo, ni emprenderá el más mínimo regaño, por la simple y sencilla razón de que los tuétanos de la administración edilicia están atestados de conflicto de intereses.

Resulta que la jefa política de Nava Sánchez es América Rivera Tavizón, quien en teoría tiene como ocupación esencial la Primera Sindicatura de Toluca… pero no.

Fuentes del ayuntamiento revelaron a este espacio varios contratos, entre los que destaca uno firmado a principios de año por Nava Sánchez, con una empresa a la cual le pagaron 487 mil 600 pesos por la escueta revisión de la documentación de “Entrega Recepción” que hizo el ex alcalde priista, Manuel Castrejón Morales, esto amén de consultar si los dueños y operadores de la empresa tienen estudios y certificaciones en materia de fiscalización administrativa.

El documento en poder de este periodista indica que: Por el lado de la empresa que se identifica en el contrato como “Prestador de Servicios” aparece María del Rosario Ochoa Díaz y por el lado del contratante signan los papeles el titular del municipio, Gerardo Nava y el ex tesorero, Víctor Ballesteros, bajo el resumido tenor siguiente:

“Servicio de revisión y verificación física de los documentos y cada uno de los conceptos relacionados en la entrega de las actas de entrega recepción…”

Lo importante del caso es que esta información se complementa con la misma aseveración, emanada de personajes del primer cuadro del alcalde Gerardo Nava, en el sentido de que América Rivera Tavizón estaría detrás de esta empresa prestadora de servicios. De ser así se entendería por qué Rivera Tavizón anda muy distraída de su chamba legal en el Ayuntamiento de Toluca.

Medio millón de pesos, del 1 de enero al 30 de abril, sólo por “hojear” la entrega recepción de los estados financieros del Zinacantepec. ¡Ese sí es negociazo!

Peor aún, el mismo grupo de Nava Sánchez asegura que América impulsa negocios similares en al menos otros cinco municipios, entre ellos Temoaya y Acambay. Si Gerardo Nava se quiere sacudir a Rivera va muy bien, pero con los riesgos que eso implica.

En los pasillos del Ayuntamiento se comenta que la primera inconforme en signar este contrato fue la Secretaria Técnica y sobrina del alcalde, María Elizabeth Salazar Hernández, ya que a su decir tiene amplia experiencia en el OSFEM y no era necesario contratar el despacho en comento; sin embargo, como es una empresa en la que estaría metida América Rivera, se tuvo que aguantar, cosa que no fue agradable ni para el propio alcalde Gerardo Nava Sánchez.

CANCIÓN, DICHO O REFRAN…

Rápido y furioso…

Por cierto, hace unas semanas en este espacio revelamos que parte de los excesos de los hijos del alcalde Gerardo Nava, eran los viajes a Europa y la compra de vehículos de lujo. La misma América Rivera en su calidad de jefa política del Gerardo Nava le habría pidido una explicación y el alcalde justificó diciendo que sus vástagos estudiaban en el extranjero y que los autos los tenían desde antes de que él entrara a la administración… falso.

La madeja de los atascos sobre el erario se empieza a desenredar al grado de que a esta columna llegó información sobre la historia real del BMW, con valor en el mercado superior al 1.2 millones de pesos, que tiene al junior Gerardo Nava Pardo como niño con juguete nuevo. El dueño anterior del famoso BMW era el ex tesorero de Santiago Tianguistenco, Adrián Sánchez Corral, quien a su vez –cuentan fuentes fidedignas- lo recibió como “obsequio o adelanto” de un empresario de la construcción de la zona sur. La sospecha de la dádiva sobre Sánchez Corral está por demás explicarla y lo que sí, es que ese tipo de componendas valieron la crisis de gobernabilidad que hoy enfrenta Tianguistenco. Por estos oscuros amarres Adrián fue literalmente sacado con la fuerza pública de la oficina de los dineros de ese ayuntamiento, también gobernado por Morena. Lo bueno es que el chavo Nava Pardo sí pidió la factura del auto de lujo para evitar contratiempos… ¿o no?

Esa frase de la Hera del Hielo: “Ontá bebé… aquí taaaa”…

Los asesores del octavo regidor panista de Ocoyoacac, José Valladares Monroy, deben prepararlo para solicitar licencia, tramitar un buen amparo y disponer de una importante suma de dinero para la fianza. En seguimiento a la denuncia penal por el delito de hostigamiento y acoso sexual en su contra, “Todas Mías Valladares” será notificado en los siguientes días del “Auto de vinculación a proceso” derivado de la persecución libidinosa que ejerció sobre su secretaria, quien fue despedida al NO acceder a las bajezas de Valladares. Si no sucede algo extraño el edil tendrá que solicitar permiso para abandonar el cargo en la comuna. Si se le vincula a proceso –como todo parece indicar- Valladares enfrentará a la justicia y –aunque en libertad- su nombre, cargo y partido quedarán manchados. Cabe destacar que Valladares sigue sin aparecerse en las oficinas del ayuntamiento de Ocoyoacac y cuando lo hace se lleva su respectiva gorra y unos lentes oscuros; lo más patético del caso es que ni con el peor de los atuendos pasa desapercibido… por sí mismo José Valladares debería ser un disfraz.

Por: Juan Gabriel