· TEEM anula castigo que había impuesto Comisión de Honestidad.

· Morenistas recurren a “chapucería” para justificar tenencia y refrendo.

· PRI, entre desubicados y locos; se avecina revuelta por las dirigencias.

En Letras de Juan Gabriel. Entre “chapucerías partidarias y chicanadas legales” ayer el Tribunal Electoral del Estado de México (TEEM) levantó el castigo que la Comisión Nacional de Honestidad y Justicia de Morena (CNHJM) le había impuesto a 32 de sus diputados locales, por haber aprobado en diciembre pasado la permanencia del impuesto a la tenencia y el aumento al costo del refrendo vehicular para los mexiquenses.

Los legisladores encabezados por el coordinador de bancada, Maurilio Hernández González, se salieron con la suya y gracias a los siempre “comodines” magistrados del TEEM, se sacudieron la sanción que les suspendía sus derechos políticos como militantes de Movimiento de Regeneración Nacional durante seis meses y un año.

¿Qué argumentos usaron los diputados locales de Morena para persuadir a los magistrados del Tribunal Electoral que metieron reversa al acicate de la CNHJM?

Se fueron por la fácil al decir que ellos no atienden al ideario de Morena y que la plataforma electoral -o sea sus compromisos de campaña- son una “guía” pero no los obliga a nada.

Copias de la impugnación que hicieron llegar a esta columna revelan parte de la defensa de los diputados indultados: “Nuestras funciones como legisladores no atienden a intereses partidistas, sino al interés de la colectividad general que representamos, por lo que nuestras decisiones no pueden estar dentro del ámbito de escrutinio o sanción de dicho órgano jurisdiccional partidista… Los programas de acción, plataformas electorales y demás disposiciones partidistas, (sólo) son guías para las y los militantes que llegan a un cargo de elección popular”.

Ojalá la gente de sus respectivos distritos recuerde estás palabras de los diputados para las elecciones venideras del 2021, donde varios serán nuevamente candidatos.

Por supuesto que esta decisión les devuelve oxígeno a los legisladores morenistas quienes con el castigo a cuestas veían frenadas sus actividades dentro del partido que este año designará consejeros estatales y nacionales, y lo más importante, a la próxima dirigencia en el Estado de México. El tribunal revivió práctica y políticamente a Maurilio y compañía quienes literalmente aplicaron esa de: “Prometer no empobrece, cumplir es lo que aniquila”.

CANCIÓN, DICHO O REFRÁN

Mucho ruido para pocas nueces…

Entre ansiosos, desubicados y locos el PRI del Estado de México está por entrar a la segunda etapa del trayecto rumbo a la designación de su próxima dirigencia en la entidad. Podrán decir que son cinco, 10 o más aspirantes al Comité Directivo Estatal, pero no más de tres cumplen los requisitos básicos para tan enorme responsabilidad: 1.- Voluntad, 2.- Acceso y buen manejo del financiamiento y 3.- Confianza absoluta del gobernador. Si vamos a esto, los únicos que por ahora están en los parámetros no escritos son el subsecretario de Gobierno, Elías Resccala; el Director del DIFEM, Miguel Ángel Torres Cabello; y el líder de Unidad Revolucionaria (+FP), Juan Pedro García… el resto son paja.

Cómicos y frustrados…

Luego de que los gobernadores priistas, encabezados por el mexiquense Alfredo del Mazo, echaron montón y cerraron filas con Alejandro Moreno Cárdenas “Alito”, para ser el próximo presidente nacional del PRI, ayer desde Toluca el ex gobernador de Oaxaca y también aspirante a la presidencia del Comité Ejecutivo Nacional tricolor, Ulises Ruiz, amagó con convencer al resto de los pretendientes como Ivonne Ortega y José Narro para armar un bloque y sacar una sólo candidatura opositora que le haga frente al gobernador de Campeche. Es algo así como la versión 2019 del TUCOM, pero esta vez sería TUCOA “Unidos Contra Alito”. Esos priistas sí que son cómicos.

Todo se lo debo a mi manager…

Pocos se acuerdan del ex alcalde de Naucalpan, el priista David Sánchez Guevara, quien fue encarcelado en agosto del 2015 acusado por el delito de peculado y desvío de recursos. La libertad de Sánchez Guevara ocurrió en enero del 2018 y hoy trasciende en los pasillos del rencor que su salida del penal de Otumba habría sido una petición directa de Ignacio Rubí Salazar al ex presidente, Enrique Peña Nieto, la cual sería operada por el entonces secretario particular, Erwin Lino. Ahora todo tiene sentido; David vociferaba en el sexenio federal pasado que sólo acordaba políticamente con la gente de presidencia y en Ixtapan de la Sal. Esos mismos balbuceos fueron los que llevaron a Sánchez Guevara a prisión, no lo debe de olvidar.

Juan GabrielPD: Juan Gabriel