Processed with MOLDIV

El dirigente del GAP fue orquestador del lastre ante el cual se dice víctima. Chantaje y berrinche del patriarca de Texcoco porque fue el gran perdedor. Alejandra del Moral, la nueva “Sarita Sosa”… porque no quiere entregar el PRI.

Vaya día de políticos cínicos que tuvimos ayer en Toluca, Estado de México, donde la desfachatez y el impudor de plano ya son la indumentaria de los personajes de moda.

Primero con Higinio Martínez Miranda, senador con licencia y líder del Grupo de Acción Política (GAP), quien desde la Legislatura del Estado de México -una de sus actuales fuentes de poder-, amenazó con abandonar Morena porque, dice, es un partido que está tomando la misma ruta que el PRD y sus dirigentes nacionales y estatales no entendieron el proyecto que encabeza el presidente, Andrés Manuel López Obrador.

Derivado del desgarriate de proceso interno que terminó en la anulación de todas sus asambleas por parte del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación, hoy Don Higinio se siente “avergonzado” y víctima de lo que él y su gente propiciaron en los comicios del pasado 27 de octubre, mismos que terminaron a trancazos y poco faltó para los balazos.

Dice Martínez Miranda que el resultado del proceso morenista es una losa que hoy tienen que cargar los militantes del partido, producto de la incapacidad de mucha gente, empezando por la presidenta de Morena, Yeidckol Polevnsky y la presidenta del Consejo Político Nacional, Bertha Lujan, a quienes responsabiliza de ser las causantes de la crisis y el caos. Pero habrá que recordarle que para el caso del Estado de México la presidenta en funciones es Luz María Hernández y el presidente del Consejo Político es Maurilio Hernández, dos piezas impuestas por el GAP.

“Yo no estoy dispuesto a seguir en un partido así, lo digo de una vez”, sentenció.

¿Usted se podría ir?, le preguntaron… “Pues si no se compone, qué caso tiene estar en un partido del cual y por las mismas condiciones yo salí del PRD”.

No nos vayamos con la finta. Con este chantaje Higinio trata de mandar el mensaje de: “o me cuidan o me voy por la fuerza que represento”. La realidad es que anunciar su eventual salida es el reconocimiento de que le fue del carajo en las asambleas distritales y termina admitiendo que no tiene la representación que muchos le colgaban, y en el peor de los casos, que sus súbditos ya no lo ven como líder. El berrinche para justificar su decadencia política y si se va, habría que ver quién diablos lo puede adoptar

Vulgar gracioso resultó Higinio, a quien sólo vale la pena hacerle las siguientes preguntas:

¿Qué grupo político de Morena en el Estado de México puso como candidatos y supuestamente tiene a la mayoría de diputados locales y federales; alcaldes, síndicos y regidores?, ¿qué grupo político tenía al mayor número de consejeros estatales y nacionales emergidos de la entidad mexiquense?, pues el GAP. ¿Y quién dirige al GAP?, pues Higinio. Ahora se hace la víctima porque los números y la línea no le favorecen… eso sí es no tener progenitora.

CANCIÓN, DICHO O REFRÁN…

Esa de El Príncipe: “Entre ella y tu”…

El segundo caso, en los priistas. Ayer subí a mis redes sociales un gracioso comparativo de Alejandra del Moral con la impresentable Sarita Sosa, hija del fallecido “Príncipe de la Canción” José José. Resulta que a la hora de inscribirse como aspirante –por tercera ocasión- a la dirigencia estatal del PRI, Del Moral Vela se puso un vestido muy similar al de Sarita; por si fuera poco, el coincidente parecido fotogénico entre Alejandra del Moral y Sara Sosa dejó a muchos sorprendidos. El caso es que fue imposible dejar emular más allá de la vestimenta y lo facial, pues hay otra chusca coincidencia: mientras Sarita Sosa se negó durante días a entregar el cuerpo de su padre; Alejandra del Moral no quiere entregar el PRI. ¿cuál es el parecido?, pues que Don José José está muerto… y el PRI, también. Esa Alejandra del Moral sí que ha dado unos buenos bandazos al disfrazarse de las villanas de Moda en México… primero con su parche de Catalina Creel y luego con su atuendo de Sarita Sosa.

Los amos de la impunidad…

¡Volvieron a hacer de la suyas!, ayer estudiantes de la Normal Rural “Lázaro Cárdenas del Río” de Tenería, de Tenancingo, paralizaron las calles del primer cuadro del centro de la ciudad de Toluca. Menos de 100 estudiantes arribaron en siete autobuses para iniciar su protesta hacia Plaza de los Mártires, la pregunta aquí es ¿sí de nueva cuenta se valieron del secuestro de autobuses para hacer su traslado o sí esta vez rentaron el transporte, y de ser así, con qué recursos se movieron? Esta vez, exigieron detener una presunta represión en contra de sus compañeros normalistas en Chiapas, además exigieron respeto a la organización estudiantil y alto al hostigamiento policíaco. El método fue el mismo, siempre se han valido de protestas, tomas de casetas, robo de camiones de pasajeros y repartidores, secuestro de chóferes, cierres de escuelas y actos vandálicos. Acostumbrados a hacer lo que quieren, los “estudiantes” han caído de la gracia ciudadana. Nadie les cree; sus únicas actividades certificadas son extorsionar, chantajear y estirar la mano para recibir recursos; capital que -nos queda claro- no es utilizado para elevar la calidad educativa de la institución a la que pertenecen y sí para organizar bailes de dos días con grupos de narcocorridos, como el programado para los días 16 y 17 de este mes.