· Alejandra del Moral pide perdón por malas decisiones de la pasada dirigencia del PRI.

· Presidenta del partido estatal afirma que el “dedazo” en candidaturas no es malo.

· Ricardo Aguilar tropieza con su planilla de Vanguardia Juvenil, ayer perdió elección.

La presidenta del PRI en el Estado de México, Alejandra del Moral Vela, le sigue echando linón a la herida y no cesa en generar encono entre la clase política de su partido. La semana pasada Del Moral hizo enojar en serio a varios ex dirigentes, líderes y personajes de peso en la cúpula tricolor mexiquense con su discurso emitido en Santiago Tianguistenco, la tierra del finado profesor Carlos Hank González.

Resulta que, en esa pretensión de reconocer errores, admitir fallas y prometer un “Nuevo PRI”, Alejandra de plano barrió parejo, se salió del guion y le ganó el subconsciente.

Eso de decirle a los militantes que “el dedazo” no es algo nuevo en su partido, porque que han vivido con él 90 años, fue interpretado como una advertencia de tal práctica en la toma de decisiones y asignación de candidaturas seguirá permeando en el partido.

“Efectivamente la dirigencia se equivocó, se fue más en dedazos, no escuchó. Pero les voy a decir algo honestamente, el problema no es el dedazo, el problema es la falta de operación después del dedazo… Los que militamos en el PRI sabemos que existe (el dedazo), hemos vivido con él 90 años, entonces no es algo nuevo”, así les dijo Del Moral a los militantes de Tianguistenco.

Ya encarrilada en sus arrebatos, Alejandra del Moral, echó toda la responsabilidad de los malos resultados electorales a la anterior dirigencia de Ernesto Némer Álvarez, al sostener –primero- que ella no era la presidenta, luego que los delegados no operaron y remató asegurando que aunque no fue su culpa pedía perdón por los errores del pasado.

“El PRI se equivocó, el PRI se alejó de la gente. La dirigencia tal vez tomó malas decisiones, los delegados tal vez no operaron lo correcto y por eso hay traidores porque hubo mala operación política. ¿El PRI se equivocó?, sí y hoy vengo a decirles con toda humildad: perdónennos. Como presidenta del PRI también debo decir perdón porque el PRI se equivocó, no era yo la presidenta, pero hoy soy la presidenta y estoy lista para recuperar a los amigos”, subrayó.

Del Moral es conocida por su franqueza, aunque a veces raya en la vulgaridad. Tiene razón en la mayor parte de lo que expone, pero en realidad no dice nada nuevo, lo que menciona es ampliamente conocido por todos. Sus disculpas llegan tarde y tienen matrices de querer lavarse las manos por algo de lo que ella misma es responsable, no hay que olvidar que Alejandra fue la presidenta del partido antes de Ernesto Némer y como dirigente casi pierde la gubernatura en el 2017. Ella también pavimentó parte de la estrepitosa derrota priista de hace un año, como presidenta y luego como frustrada candidata al Senado. ¿o no?

CANCIÓN, DICHO O REFRÁN

Esa del Tri: “Todo me sale mal”…

En el PRI mexiquense siempre sí se contaron los votos “constantes y sonantes” de Vanguardia Juvenil, que ayer domingo tuvo contienda en el sector de Jóvenes Campesinos, donde se registraron cuatro fórmulas para buscar la dirigencia estatal. El diputado federal, Ricardo Aguilar Castillo, apadrinó la planilla de Osiel Meneses y Jessica Garduño, misma que tuvo ínfimos resultados porque ni a mil votos llegó. Es claro que este no es un buen momento para el político de Jilotepec, que no duerme con la idea de ser nuevamente el presidente del Comité Directivo Estatal del tricolor. Alguien le debe decir a Aguilar Castillo que en lugar de pensar en la dirigencia partidaria mejor resuelva sus asuntos personales, porque ya se filtró que hace unos meses fue víctima de robo millonario en una de sus residencias. Hay quienes aseguran que el responsable de llevarse el dinero en efectivo, propiedad de Aguilar, fue uno de sus ex colaboradores a quien la habrían acomodado una buena zarandeada, a ver si no se les pasó la mano.

Muera el rey, viva el rey…

En los próximos días se espera la visita al Estado de México de Alfonso Cepeda Salas, Secretario General del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación. Se reunirá con los dirigentes de las secciones 17 y 36 del SNTE, y no propiamente para los festejos del Día del Maestro, sino para marcar línea sobre lo que será el nuevo partido político del magisterio federal, proyecto que él comanda y cuya plataforma de asociación civil se llama México. Con esto se confirma lo que Cepeda Salas ha mencionado en encuentros a puerta cerrada con los principales liderazgos del sindicato: ni Elba Esther Gordillo regresará a la dirigencia del SNTE, ni el INE le dará el registro como partido a las Redes Sociales Progresistas (RSP) que dirigen el nieto y el yerno de Gordillo (René Fujiwara Montelongo y Fernando González). Hace poco las RSP recibieron un mensaje desde Palacio Nacional: “no pueden utilizar la imagen del presidente, Andrés Manuel López Obrador” en sus asambleas. No hay más, Alfonso Cepeda se ha convertido en la pieza del gobierno federal para el control del magisterio, porque darle oxígeno a Elba Esther es como resucitar al monstruo.

Alejandra del Moral, insiste en su discurso hostil para recuperar la confianza de su militancia; pero arremete contra destacadas figuras del priismo mexiquense. “México”, el próximo partido del magisterio federal.

Por: Juan Gabriel