· LETRAS DE Juan Gabriel. Miguel Ángel Torres, Elías Rescala y Juan Pedro García, los posibles.

· Torres Cabello y Pedro García ya tienen un acuerdo, a ver si perdura.

· Higinio sabe día y lugar en que ofreció la cabeza de Maurilio Hernández. 

Mientras el PRI ya está convulso en la puja por la dirigencia nacional, también algunas figuras mexiquenses ya se alistan -entre ligeros empellones- rumbo a la disputa del Comité Directivo del Estado de México.

Aunque, a decir verdad, en el territorio estatal todavía cunde la forzada disciplina por la simple y sencilla razón de que hay gobernador priista. Muy difícilmente alguien se va a salir del huacal y más que lucha entre prospectos y grupos, en el Estado de México sólo es asunto de efectos y afectos; digamos que será una disputa estrictamente interna entre quienes comandan el gobierno y la institución partidaria, sin riesgo alguno de que se desborden las inquietudes o se rieguen las posibles inconformidades.

En anteriores ediciones comentamos los requisitos de deben tener los aspirantes: liderazgo en las bases, buenas relaciones en el Poder Ejecutivo y, el más importante, confianza absoluta del primer priista estatal, dígase el gobernador Alfredo del Mazo.

Sostengo la versión de que por el momento sólo hay tres prospectos que cumplen el estrecho de la ruta marcada: Elías Rescala, subsecretario General de Gobierno; Juan Pedro García, dirigente de Unidad Revolucionaria +FP (UR); y Miguel Ángel Torres Cabello, director del DIFEM.

A decir de algunos priistas uno de los tres antes mencionados está tratando de aventajar a los demás sin que se den cuenta. No hace falta decir quién es, incluso se ha confirmado que ya hay una alianza de facto entre Miguel Torres y Juan Pedro García al grado de que ambos se han puesto de acuerdo para impulsar liderazgos locales desde organizaciones como UR… sólo vean Toluca. Bueno, al grado de que atrás quedaron los ataques y hasta motes como el de #LordChambas. Ambos tienen un acuerdo, por ahora.

Miguel Ángel Torres Cabello ya fue dirigente juvenil del PRI, de ahí el anhelo de conseguir el liderazgo estatal priista. Hoy la exposición de Miguel Ángel al interior del PRI es incluso mucho mayor que el de la presidenta en retirada, Alejandra Del Moral. Esto, sin anuencia, no sería posible.

Faltan 6 meses para que se formalice la nueva dirigencia priista en el estado, por lo que tampoco puede haber emocionados y tal vez al aventajado sólo lo estén calando en temas de resistencia.

CANCIÓN, DICHO O REFRÁN…

Esa de Joan Sebastian: “Rumores”…

Ahí mismo, en el PRI, crece la versión de que uno de los grandes beneficiarios de la visita de hace casi dos semanas a la Legislatura local por parte de José Ramón López Beltrán, hijo del presidente Andrés Manuel López Obrador, fue el coordinador de los diputados locales tricolores, Miguel Sámano Peralta. Y es que mientras varios priistas reprocharon el uso de las instalaciones legislativas para recibir con alfombra roja al junior lopezobradorista, en la coordinación parlamentaria del PRI hicieron mutis. Más de uno de la bancada fue convocado al edificio de Lerdo 300 para dar su reporte. Uno de Jilotepec, incluso compadre de Sámano, mostró su extrañeza e insinuó que José Ramón le habría sacado una enorme sonrisa -con tinte de silencio- a Miguelito.

Esa de Los Panchos: “Reloj”…

Cuando lo escuché no lo creía, pero conforme pasan los días me queda claro que Maurilio Hernández tiene toda la facha de cordero de sacrificio. Si no hace algo para salvar el pellejo, por ahí de septiembre Maurilio tendrá que dejar la presidencia de la Junta de Coordinación Política de la Legislatura mexiquense (JUCOPO). La cosa es sencilla: a Maurilio le están endosando facturas como la Tenencia Vehicular, el remplecamiento, la futura Ley Issemym y hasta una apretada Ley Universitaria, temas que serán suficientes para cambiar al líder en el Congreso y ajustar acuerdos con el Partido del Trabajo. Higinio Martínez, el líder del Grupo de Acción Política (GAP), sabe día, lugar y hora en que puso sobre la mesa la cabeza de Maurilio.

Esa de Pedro Infante: “Copa tras copa”…

Lamentable la conducta de supuestos servidores públicos de la llamada Cuarta Transformación (4T). Reportan a esta columna que hace unos días, Mauro de la Portilla, empleado del ayuntamiento morenista de Metepec, de plano puso el pecho a las balas para tratar de consumar una ilegalidad. Con gesto de prepotencia quiso impedir un acto de gobierno contra un establecimiento donde se vendían bebidas alcohólicas con singular alegría, en especial en la mesa del comensal y burócrata referido. Habrá que ver que dicen en el ayuntamiento de Metepec y cómo afecta el comportamiento de este trabajador a las acciones del ayuntamiento que precisamente tratan de erradicar este tipo de prácticas.

Con disciplina forzada priistas mexiquenses miden la cancha rumbo a elección del Comité Directivo Estatal. Señalan a Miguel Sámano de haber permitido y propiciado visita del hijo de AMLO en la Legislatura. Maurilio, en la antesala del sacrificio.

Por: Juan Gabriel