Ante la iniciativa presentada por el gobernador Alfredo del Mazo en la contratación de créditos para la construcción de dos penales en Otumba e Ixtapaluca, el presidente de la Junta de Coordinación Política dijo que, de aprobarse, habrá candados para evitar el mal manejo de recursos.

Luego de que el gobernador Alfredo Del Mazo solicitó autorización para un nuevo endeudamiento del Estado de México bajo el argumento de financiar dos nuevos penales en Otumba e Ixtapaluca, Maurilio Hernández González, presidente de la Junta de Coordinación Política de la LX Legislatura local, señaló que sí es necesaria la construcción de los centros penitenciarios, pero deberán realizarse auditorías constantes para evitar el mal manejo de recursos.

Del Mazo Maza, solicitó un endeudamiento a través de la Asociación Público Privada (APP), ante ello, el diputado de Morena afirmó que, aunque es razonable la solicitud para la construcción de dos nuevos reclusorios debido a la sobrepoblación, y en algunos casos hacinamiento que registran, deberá analizarse con lupa cuál es el mecanismo financiero que se propone.

Precisó que la inversión inicial para la construcción de los centros penitenciarios y/o para la rehabilitación de las carreteras no es lo preocupante, sino lo que incrementa el monto es el servicio que van a prestar las empresas y la contraprestación que el Gobierno tendrá que estar pagando anualmente durante 25 años.

Afirmó que el tema se debe manejar con total transparencia, para ello indicó se deberán establecer mecanismos de control de auditoría del Poder Legislativo, del Ejecutivo y otros candados. Hernández González puntualizó que hay diferencia entre un endeudamiento y una inversión, dijo que si es inversión se debe considerar aprobarlo, aunque si es endeudamiento estarán en contra.

Por su parte, el líder de la bancada del PRI, Miguel Sámano Peralta, precisó que para los dos centros de readaptación social se estiman 15 mil millones de pesos de inversión, con lo cual se busca abatir la sobrepoblación de 128 por ciento en penales mexiquenses.

Karina Villanueva