Contáctenos

Noticias

La Quitapenas

Publicada

en

José Gorostiza.


muertesinfin_quitapenas_texto_001_img Nació en Villahermosa, Tabasco, en 1901, y murió en la Ciudad de México en 1973. Formó parte del grupo de la revista “Contemporáneos” (1928-1931). De la canción, animada por la sencillez, José Gorostiza evolucionó hacia “una investigación de ciertas esencias -el amor, la vida, la muerte, Dios- que se produce en un esfuerzo por quebrantar el lenguaje de tal manera que, haciéndolo más transparente, se pueda ver al través de él dentro de esas esencias”.

Esa actitud saturó finalmente su labor poética y, sin perder el impulso emotivo inicial, se conformó con una poesía que, no obstante su brevedad, ha provocado el mayor número de interpretaciones que se hayan publicado acerca de un escritor mexicano de los últimos lustros. “Muerte sin fin” (1939), texto escrito de acuerdo con temas comunes a los distintos poetas de su generación, se desborda hacia el reconocimiento de una fuerza destructiva que no sólo abarca la conciencia, sino que se halla en la totalidad de la materia.

muertesinfin_quitapenas_texto_002_img

Tales ideas, acompañadas de descripciones y cantos unidos a la invariable reflexión acerca del destino humano y el alcance del campo racional, se manifiestan con un sentido depurado que difícilmente encuentra similitud en la historia de la poesía nacional. Te presentamos a continuación algunos pasajes de “Muerte sin fin”, considerado uno de los más grandes poemas mexicanos de la época contemporánea:

 


 

Lleno de mí, sitiado en mi epidermis
por un dios inasible que me ahoga,
mentido acaso
por su radiante atmósfera de luces
que oculta mi conciencia derramada,
mis alas rotas en esquirlas de aire,
mi torpe andar a tientas por el lodo;
lleno de mí —ahíto— me descubro
en la imagen atónita del agua,
que tan sólo es un tumbo inmarcesible,
un desplome de ángeles caídos
a la delicia intacta de su peso,
que nada tiene
sino la cara en blanco
hundida a medias ya, como una risa agónica,
en las tenues holandas de la nube
y en los funestos cánticos del mar
—más resabio de sal o albor de cúmulo
que sola prisa de acosada espuma.
No obstante —oh paradoja— constreñida
por el rigor del vaso que la aclara,
el agua toma forma.
En él se asienta, ahonda y edifica,
cumple una edad amarga de silencios
y un reposo gentil de muerte niña,
sonriente, que desflora
un más allá de pájaros
en desbandada.
En la red de cristal que la estrangula,
allí, como en el agua de un espejo,
se reconoce;
atada allí, gota con gota,
marchito el tropo de espuma en la garganta
¡qué desnudez de agua tan intensa,
qué agua tan agua,
está en su orbe tornasol soñando,
cantando ya una sed de hielo justo!
¡Mas qué vaso —también— más providente!
éste que así se hinche
como una estrella en grano,
que así, en heroica promisión, se enciende
como un seno habitado por la dicha,
y rinde así, puntual,
una rotunda flor
de transparencia al agua,
un ojo proyectil que cobra alturas
y una ventana a gritos luminosos
sobre esa libertad enardecida
que se agobia de cándidas prisiones!
¡MAS QUÉ vaso —también— más providente!
Tal vez esta oquedad que nos estrecha
en islas de monólogos sin eco,
aunque se llama Dios,
no sea sino un vaso
que nos amolda el alma perdidiza,
pero que acaso el alma sólo advierte
en una transparencia acumulada
que tiñe la noción de Él, de azul.
El mismo Dios,
en sus presencias tímidas,
ha de gastar la tez azul
y una clara inocencia imponderable,
oculta al ojo, pero fresca al tacto,
como este mar fantasma en que respiran
—peces del aire altísimo—
los hombres […]

muertesinfin_quitapenas_texto_003_img 


 

Su obra poética, escasa y castigada, consiste fundamentalmente en dos títulos: “Canciones para cantar en las barcas” (1925) y la monumental “Muerte sin fin” (1939), uno de los poemas más profundos e importantes de la lírica en español. En “Canciones para cantar en las barcas”, como conocedor verdadero de la poesía de nuestra lengua, Gorostiza acude, con gran tino, a algunas formas populares castellanas, en las cuales instila una frescura aparente que es el resultado maduro de un dominio real de la lengua poética y del ropaje tras el que se encubre la intención lírica que, en este menudo volumen, vive en el territorio de lo lúdico.

 muertesinfin_quitapenas_texto_0004_img 

“Muerte sin fin” es algo muy diferente. Poema formalmente complejo (está integrado por 10 secciones que tienen una estrecha cohesión interior, una interdependencia, no por sutil menos válida), mediante el empleo de metáforas deslumbrantes y, sobre todo, gracias a la creación de un ambiente lírico sin quebraduras, plantea la arcaica disensión entre fondo y forma que, en la concepción de Gorostiza, se presenta como una pugna entre el agua y el recipiente que la contiene: la maleabilidad característica de ese elemento frente a la rigidez del vaso que la cerca.

  


¡OH INTELIGENCIA, soledad en llamas,
que todo lo concibe sin crearlo!
Finge el calor del lodo,
su emoción de substancia adolorida,
el iracundo amor que lo embellece
y lo encumbra más allá de las alas
a donde sólo el ritmo
de los luceros llora,
mas no le infunde el soplo que lo pone en pie
y permanece recreándose en sí misma,
única en Él, inmaculada, sola en Él,
reticencia indecible,
amoroso temor de la materia,
angélico egoísmo que se escapa
como un grito de júbilo sobre la muerte
-¡oh inteligencia, páramo de espejos!
helada emanación de rosas pétreas
en la cumbre de un tiempo paralítico;
pulso sellado;
como una red de arterias temblorosas,
hermético sistema de eslabones
que apenas se apresura o se retarda
según la intensidad de su deleite;
abstinencia angustiosa
que presume el dolor y no lo crea,
que escucha ya en la estepa de sus tímpanos
retumbar el gemido del lenguaje
y no lo emite;
que nada más absorbe las esencias
y se mantiene así, rencor sañudo,
una, exquisita, con su dios estéril,
sin alzar entre ambos
la sorda pesadumbre de la carne,
sin admitir en su unidad perfecta
el escarnio brutal de esa discordia
que nutren vida y muerte inconciliables,
siguiéndose una a otra
como el día y la noche,
y una y otra acampadas en la célula
como en un tardo tiempo de crepúsculo,
ay, una nada más, estéril, agria,
con Él, conmigo, con nosotros tres;
como el vaso y el agua, sólo una
que reconcentra su silencio blanco
en la orilla letal de la palabra
y en la inminencia misma de la sangre.

¡ALELUYA, ALELUYA!

  


El caso de “Muerte sin fin” es paradigmático. Como sus dos principales o más identificables precursores, el “Primero sueño” de sor Juana Inés de la Cruz y “El cementerio marino” de Paul Valéry, se trata de un poema metafísico total —o totalizante— de aquellos que rara vez se alcanzan más de una vez por siglo y cuya visionaria ambición se exige a sí misma una forma impecable. No es, por supuesto, la ambición lo que los encumbra sino esa estrella que los equilibra y que conjunta en dichas obras pensamiento, expresión y belleza. Es, en síntesis, esa suma feliz de grandezas y minucias lo que los asimila como admirables en cada lectura.

Las dualidades en “Muerte sin fin” son evidentes. El agua y el vaso, la forma y la materia, la inteligencia y la inconsciencia, la palabra y el silencio, Dios y el Diablo. A partir de estas dualidades la meditación de Gorostiza se desarrolla. Cabe decir que se trata de una verdadera meditación, es decir, un descubrimiento llevado a cabo en el interior de él mismo por su propia conciencia. A lo largo del poema las dualidades se invierten en su valor: lo que parece negativo es en realidad lo positivo. No es la forma sino la materia, no es la palabra sino el silencio, no es el ser sino la nada lo que, por decirlo así, triunfa al cabo. El giro de tuerca nos estremece conforme avanza el poema y llegamos al sorprendente final, exhaustos, pero no de fatiga sino de conciencia.

 


¡TAN-TAN!¡ ¿Quién es? Es el Diablo,

es una espesa fatiga,

un ansia de trasponer

estas lindes enemigas,

este morir incesante,

tenaz, esta muerte viva,

¡oh Dios! que te está matando

en tus hechuras estrictas,

en las rosas y en las piedras,

en las estrellas ariscas

y en la carne que se gasta

como un hoguera encendida,

por el canto, por el sueño,

por el color de la vista.

¡Tan-tan! ¿Quién es? Es el Diablo,

ay, una ciega alegría,

un hambre de consumir

el aire que se respira,

la boca, el ojo, la mano;

estas pungentes cosquillas

de disfrutarnos enteros

en sólo un golpe de risa,

ay, esta muerte insultante,

procaz, que nos asesina

a distancia, desde el gusto

que tomamos en morirla,

por una taza de té,

por una apenas caricia.

¡Tan-tan! ¿Quién es? Es el Diablo,

es una muerte de hormigas

incansables, que pululan

¡oh Dios sobre tus astillas,

que acaso te han muerto allá,

siglos de edades arriba,

sin advertirlo nosotros,

migajas, borra, cenizas

de ti, que sigues presente

como una estrella mentida

por su sola luz, por una

luz sin estrella, vacía,

que llega al mundo escondiendo

su catástrofe infinita.

[BAILE]

Desde mis ojos insomnes

mi muerte me está acechando,

me acecha, sí, me enamora

con su ojo lánguido.

¡Anda, putilla del rubor helado,

anda, vámonos al diablo!

 


 muertesinfin_quitapenas_texto_0006_img

 [hr style=”striped”]

Con información de: Confabulario El Universal.

Texto completo: http://confabulario.eluniversal.com.mx/jose-gorostiza-y-el-nacimiento-de-muerte-sin-fin-2/

Poema transcrito de: http://bibliotecadigital.ilce.edu.mx/sites/fondo2000/vol2/18/htm/sec_5.html

 

Destacada

Latinoamérica sufre por Covid, muertes superan las 200 mil

Publicada

en

En total, la pandemia se ha cobrado 685 mil 192 muertos en el mundo e infectó a 17 millones 868 mil 148 personas.

América Latina y el Caribe registran ya más de 200 mil muertos por el coronavirus, de ellos cerca de tres cuartos solo en Brasil y México, según un balance realizado hoy con datos oficiales.

Con un total de 200 mil 212 muertos y 4 millones 919 mil 54 de casos, América Latina y el Caribe es la segunda región más golpeada por el covid-19, por detrás de Europa que registra 210 mil 435 muertos y 3 millones 189 mil 322 casos.

En total, la pandemia se ha cobrado 685 mil 192 muertos en el mundo e infectó a 17 millones 868 mil 148 personas.

Brasil (93 mil 563 muertos) y México (47 mil 472) son los países latinoamericanos más afectados, seguidos de Perú (19 mil 408), Colombia (10 mil 330) y Chile (9 mil 533).

En cuanto al número de muertos en relación con la población, Perú registra 589 fallecidos por millón de habitantes, lo que le sitúa en el 6º de la lista mundial, por delante de Chile (499), Brasil (440), México (368) y Panamá (336).

Los muertos en América Latina y el Caribe representan cerca de un tercio de los registrados en el mundo debido al covid-19, por detrás de Europa (más de un tercio), pero por delante de Estados Unidos y Canadá (cerca de un cuarto).

La región superó los 10 mil muertos el 28 de abril y los 100 mil muertos el 23 de junio.

En poco más de un mes se han doblado los casos superando los 200 mil muertos, una aceleración que se ha recrudecido en julio.

De media, en julio se registraron 2 mil 610 nuevos muertos diariamente en la región.

El número de contagios en América Latina y Caribe se acerca a los 5 millones de casos confirmados, de ellos, más de la mitad en Brasil (más de 2.7 millones de casos oficialmente declarados), lo que le convierte en el segundo país con más casos en el mundo, por detrás de Estados Unidos (más de 4.6 millones de casos).

Algunos expertos estiman que el número de fallecidos oficialmente declarados en la región está subestimado.

Información Routers, Excélsior, Milenio

Qs

Seguir Leyendo

Destacada

Cierre prolongado de escuelas podría generar catástrofe generacional: ONU

Publicada

en

El secretario general de la ONU, hizo este martes un llamado a todos los países a priorizar la reapertura de centros escolares en cuanto se haya controlado la transmisión del Covid-19

 

António Guterres, secretario general de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) pidió a los gobiernos priorizar la reapertura de las escuelas una vez que hayan controlado los contagios por coronavirus.

Asimismo, el secretario a través de un video, hizo un llamado este martes a todos los países a priorizar la reapertura de las escuelas en cuanto tengan controlada la transmisión local del virus, pues de lo contrario el cierre prolongado de los colegios podría generar una “catástrofe generacional”.

Tras presentar un informe sobre el impacto del cierre de los centros educativos, Guterres señaló que “vivimos en un momento decisivo para los niños y los jóvenes de todo el mundo. Las decisiones de los gobiernos y los asociados, tendrán una repercusión enorme en cientos de millones de jóvenes, así como en las perspectivas de desarrollo de los países durante decenios”.

Para el político portugués, estamos ante el quiebre de la educación más grande de la historia, con escuelas cerradas en más de 160 países a mediados de julio, una medida que ha padecido la vida estudiantil de mil millones de niños y jóvenes.

Igualmente, al menos 40 millones de niños han visto interrumpida su formación “en pleno período de educación preescolar”, que es una fase de crecimiento y desarrollo.

La educación a distancia, por su parte, con clases por radio, televisión y en línea, deja a muchos alumnos atrás, según un estudio de la ONU, que destaca especialmente por el riesgo de aquellos que sufren discapacidades, los de comunidades minoritarias o desfavorecidas, los desplazados, refugiados y aquellos que viven en zonas remotas.

“Nos enfrentamos a un acabose generacional que podría desperdiciar un potencial humano inmedible, minar de décadas de progreso y exarcerbar las desigualdades arraigadas”, avisó Guterres; que aconsejó que, “una vez que la transmisión local del coronavirus esté controlada”, los alumnos deben retornar a las escuelas y las instituciones de enseñanza de la manera más segura y rápida posible.

 

Información: Forbes México.

Por Redacción

Seguir Leyendo

Destacada

Desde abajo; “Rafa” Márquez tendrá su primera experiencia como técnico

Publicada

en

• El mexicano dirigirá al Cadete A (Sub 16) del Real Sociedad Deportiva de España.

Ya fue jugador, seleccionado nacional, “europeo”, mundialista, directivo y ahora será director técnico.

El exdefensa mexicano, Rafael Márquez, empezará su camino como estratega en España, donde jugó para el club Barcelona, al ser anunciado como entrenador del Cadete A (Sub 16) del Real Sociedad Deportiva Alcalá, club que milita con su categoría mayor en la Tercera División en el país ibérico.
“Es una bonita oportunidad de la que estoy muy agradecido. He tenido un recibimiento muy cálido en un proyecto con el que me siento muy comprometido y al que llego con el ánimo de poder ayudar y ofrecer toda mi experiencia de antes como jugador, y de ahora como entrenador”, expuso Márquez en su presentación.

“Un proyecto deportivo que afronto con todas las ganas de aprender e iniciar una nueva carrera como entrenador. Ojalá pueda ayudar a conseguir objetivos y metas importantes para este club”.

Márquez, que ya probó ser directivo en México en el club Atlas,donde surgió como jugador al profesionalismo, y ahora se prepara para la obtención de su título UEFA Pro de entrenador lo que le abrirá las puertas en el futbol europeo.

El cinco veces mundialista por México fue presentado en la Sala de Prensa del Estadio Municipal del Val de Alcalá de Henares por el presidente y el Director Deportivo y entrenador del primer equipo, Jorge Martín de San Pablo.

Redacción Roberto Ramos.

Seguir Leyendo
.
.

Estado de México