Trump había prometido que respondería ante la “injusta relación comercial”

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump respondió este viernes a los aranceles impuestos por China con una nueva ronda de gravámenes en retaliación.

Tras haber prometido que respondería, Trump denunció en Twitter la “injusta relación comercial” y anunció que subía de un 10 a un 15% los aranceles a bienes chinos por 300.000 millones de dólares a partir del 1º de septiembre y aumentando de 25% a 30% los impuestos a otro grupo de importaciones valoradas en 250.000 millones de dólares

En varios tuits, Trump insistió en que las multinacionales estadounidenses deben buscar “una alternativa a China, incluido traer de vuelta a CASA nuestras compañías y fabricar nuestros productos en EE UU”. En su opinión, “las vastas cantidades de dinero hecho y robado por China a EE UU, año tras año, durante décadas, deben ACABAR y acabarán”, aseguraba el mandatario. “No necesitamos a China y, la verdad, estaríamos mejor sin ellos”, apuntó.

En la red social, el presidente de EU no dudó en incluir al presidente de la Reserva Federal, Jay Powell. “Mi única pregunta es: ¿cuál es nuestro mayor enemigo, Powell o Xi [Jinping, presidente chino]?”. Trump insiste en que Powell baje los tipos de interés para abaratar el dólar.

A la respuesta inicial, le siguió una reunión en la Casa Blanca en la que se acordó –como informó Trump también a través de Twitter– subir los aranceles ya en vigor sobre productos por 250.000 millones de dólares del 25% al 30%. Y los nuevos que entrarán en vigor en septiembre sobre los 300.000 millones restantes de su balanza comercial, del 10% al 15%. Una escalada en toda regla. La guerra está declarada.

Información AFP y El País.

Redacción QS.