AlonsoGuzman

Por: Alonso Guzmán

Creo que sólo soy Hugo Armando Hernández y tan-tan, un cabrón que es y que cada día quiere ser libre.”

DAgaSueño_texto_001_img

-…El sueño y la realidad, Hugo, en tu obra, me parecen una constante.

Me encantan… los sueños para mi gusto son la existencia expandida, uno despierta y uno se acuesta y tienes que pagar cuentas y rendir en cosas bien material, acá en la realidad y los sueños te permiten desapegarte del ser y del deber ser. Así debería de ser en la vida real. No tienen que ser puras facturas a pagar. Creo que mi aspiración en la vida tangible es dejar de deber ser y empezar a ser, es el súper chance que dan los sueños.

-[Nonato]: A mí me interesa que me expliques con los pelones, ¿hay simbología en tus pelones, en tus escaleras, en las alas?

Es bien personal. Yo he sido muy cercano a mi hermano Marco Antonio. Mi hermano en 2010 sufrió un derrame cerebral. Decidí cuidarlo. Estar a cargo de él o él a cargo de mí, no sé en dónde acabe esta pinche historia…

-Las escaleras, cuéntanos…

Las escaleras nacieron desde que estaba bien chavo. Yo tenía un sueño bien recurrente cuando era niño: Me encontraba en páramo chingonsísimo y ahí encontraba una escalera equilibrada perfectamente, yo me subía a ella hasta el último peldaño. Ya cuando estaba hasta arriba me comenzaba a balancear y era una sensación tan confortable, tan cabrona, me iba para adelante y atrás y nadie la tiraba. Cuando cumplí doce años ese sueño recurrente dejó de estar en mi vida. Pero se me quedó bien clavada la imagen de esas escaleras, tan mágicas, tan padres, que te permiten subir a un lugar que no sabes.

-[Nonato]: ¿Cómo ves el arte contemporáneo?

Hay gente que tiene toda la intención del mundo y los aplaudo y hay gente que piensa que pretenden ser conceptuales y al mismo tiempo lo dejan de ser. La hechura debe tener un sustento, técnico, gráfico, retórico, semiótico. Es como si yo quisiera ser mecánico de autos y no conocer un carajo la combustión interna. Un cuate que tenga la mejor intención pero si pretende que una pila de cubetas de colores es una pieza de arte, wey, espérate, hay que hacerlo mejor o igual, sí, está chingona tu pila de cubetas, pero qué sustento tienes, qué técnica tienes, no son estornudos creativos, ocurrencias.

-Hugo ¿eres capaz de catalogarte, de catalogar tu obra? Y si no ¿por qué no?

Creo que sólo soy Hugo Armando Hernández y tan-tan, un cabrón que es y que cada día quiere ser libre.

-¿Cómo te traicionarías como autor?

Me traicionaría creando un círculo alrededor de mí en donde un escupitajo tuviera valor. Para pretender ser un autor de algo, debes tener un bagaje, básico por lo menos, todo lo demás es mercanchifla. Como el cuate ese que puso a pintar a un elefante y el crítico de arte en Europa lo alabó.

-Por último Hugo, la última y nos vamos ¿para ti qué es el arte?

Para mí el arte es expresión contundente, franca y sublime. Como todo diálogo entre seres inteligentes una postura franca en cuanto a algo, franca en cuanto a materiales, en cuanto a formas, es decir en la intención.

-[Nonato]: ¿tu máximo como pintor?

Uta, poder retratar mis sueños como los sueño, tal como los sueño.

DAgaSueño_texto_002_img

FIN.